10 formas de jod*r una sesión de cine con tu chico

Las películas pueden dar salsa a nuestra vida: Pueden hacernos llorar, reír, temblar de miedo o sentirnos asombrosamente felices. ¿Qué mejor forma de disfrutar del séptimo arte que con nuestro chico? 

Además, también puede servir como un excelente recurso para ligar. De hecho, salir a ver una película es el clásico truco para acercarnos a esa persona que nos atrae y conocerle un poco más sin que resulte invasivo.

Sin embargo, existen algunos pecados capitales que son imperdonables. A continuación te decimos diez cosas que jamás debes hacer cuando vayas a ver una película con tu chico. ¡Toma nota!

Whatsapp: Ni se te ocurra

¡El teléfono móvil está prohibido durante las próximas dos horas! No te dediques a revisar tu correo o a hablar con tus compañeros de trabajo vía whatsapp. ¿Para qué has puesto una película si vas a pasar todo el jodido tiempo mirando la pantalla de tu móvil? No sólo te perderás detalles de la película sino que tu chico se sentirá solo (probablemente) o ignorado. Es desagradable. En una sesión de pelis con tu chico apaga el maldito teléfono. ¡Será lo mejor!

No utilices tus dotes predictivas

‘¡Lo va a matar! ¡Lo va a matar! ¿Ves? ¡Te lo dije!’ No seas esa persona NUNCA.

No te hagas pequeño

Hay chicos que dejan que sus ganas de gustar borren su propia personalidad. Sólo se ríen cuando su chico se ríe y ver una película con ellos acaba siendo algo incómodo y forzado. ¡Ríe de lo que te haga gracia! 

No renuncies a las palomitas, no eres ningún mártir por ello

‘No, gracias. No tomaré palomitas’: Media hora más tarde descubres que el bol de palomitas de tu chico está vacío porque te las has comido todas. ¡Compra palomitas antes de la sesión si es en un cine o haz palomitas para dos en casa! ¡No sientas remordimientos! Las horas de la peli están hechas para pecar. Sino, ¿qué sentido tiene?

Ver una película significa ver una película

Se suponía que ibais a ver una película juntos pero habéis acabado en el sofá comiéndoos la boca y… haciendo otras cosas. ‘¡Vaya! ¿Ya aparecen los créditos finales!’ Claro guapa, te has pasado dos horas comiéndole el **** a tu chico ¿qué esperabas?

Si lo que queréis es tener una buena sesión de arrumacos podéis hacerlo antes o después de la película pero no en la mitad. ¿Qué sentido tiene eso?

No te levantes a cada momento

‘Voy a consultar el teléfono’, ‘Voy al baño’, ‘Voy a por agua’, ‘Voy a ponerle comida al perro’. Voy a destrozar una cita y, de paso, a joder uno de los mejores finales de la década. Quizá deberías ser claro y decir esto. ¡No interrupciones! ¡Tampoco virtuales!

Las películas no lo son todo

Las pelis son una buena forma de pasar el tiempo en pareja, pero no la única. Por favor, no bases los momentos de ocio con tu chico en ver películas esto al final puede acabar derivando en rutina y en una consiguiente crisis de pareja.

¿Por qué no le avisaste de que la película iba sobre ti?

Invitas a tu chico a casa para ver una película pero no especificaste que la película se la ibas a contar tú. Si deseas hablar con él o contarle tus batallitas de la semana hazlo pero no lo hagas mientras veis una película. Es molesto y NO TIENE SENTIDO.

No hagas ruidos al masticar

Cierra la boca. Puede ser muy molesto tener a tu lado a una persona que rumia sus palomitas. Es desagradable y, aunque no lo creas, puede sacarle de la trama sin remedio.

No seas mala persona: El spoiler es un recurso de cobardes

‘¡Ah ya sé que peli es! ¡Esta es la de aquella mujer que al final muere en la horca! Me encantó’. Aún recuerdo cuando vi ‘Dancer in the dark’ de Lars Von Trier con mi chico y me soltó esa frase. Es una de esas cosas que jamás se olvidan (ni perdonan). ¡¿Por qué?!

Últimos cortos gays
Lo que no sabías de...

The Stonewall

The Stonewall. Revista de Contenidos LGBTI en España.