Hacia el mes de marzo, cuando la pandemia del coronavirus crecía imparable un grupo de vecinas de Aguilar de la Frontera, una localidad de Córdoba con a penas 13.000 habitantes, se unieron para confeccionar mascarillas a mano. Sin embargo, hubo un momento en el que su ayuda dejó de ser necesaria, aunque ellas decidieron que continuarían tejiendo, esta vez aunarían sus fuerzas para trabajar de forma conjunta en algo tan especial como las mascarillas: Una bandera gigante LGTB.

El pasado lunes finalizaron la gran bandera. Tiene unas dimensiones de 50 metros de largo y está hecha íntegramente a ganchillo. Hoy esta bandera tan especiales se sitúa sobre una de las calles de Aguilar de la Frontera.

«Me ha dado mucha emoción ver el toldo puesto este lunes, ha sido mi mayor entretenimiento durante la cuarentena», declaró Carmen Romero de 59 años, una de las vecinas que participó en su confección «Era muy divertido hablar con todas las costureras y ver cómo cada una en su casa íbamos avanzando. Desde pequeña me defiendo muy bien haciendo croché. He hecho las bandas roja y naranja de la bandera».

Cuando uno de los hijos de las costureras, Pablo de la Rosa de 21 años de edad, compartió las fotos de la bandera el 19 de junio automáticamente su publicación se viralizó superando en poco tiempo los 68.000 me gusta y los 8.000 retuits. El joven ha declarado su sorpresa ante la reacción en redes. «Pensaba que sería algo que se quedaría sólo entre la gente del pueblo, pero he alucinado al ver las respuestas. Mi intención era poner en valor el trabajo de las voluntarias y el de mi madre».

Frente a una situación política cada vez más extremista, resulta realmente reconfortante encontrar noticias como estas. Especialmente, el hecho de que las responsables de este maravilloso trabajo hayan sido personas mayores de 50 años, revela un mensaje realmente bello que pone el acento en el amor ante todo y la esperanza. Esta bandera nos habla en estos momentos de esas abuelas y madres que quieren y aceptan a sus hijos sin limitaciones. De esas personas que no se dejan manipular por las consignas retrógradas y discriminatorias de determinados partidos.

¡Nos encanta!