Tres de los implicados en el brutal asesinato de Samuel han sido detenidos. Se tata de dos hombres y una mujer, todos ellos con una edad de entre 20 y 25 años. Sin embargo, en la paliza participaron muchas más personas y, según fuentes policiales, podrían producirse más arrestos. Hasta el momento no hay datos oficiales que revelen el grado de implicación que ha tenido cada uno de los detenidos.

Afortunadamente el linchamiento quedó registrado por diferentes cámaras de seguridad y eso ha facilitado considerablemente las cosas porque las pruebas son irrebatibles. Aún así, no todo está ganado. Aunque las agresiones han quedado registradas, es difícil hacer una identificación precisa por la baja nitidez de las imágenes. Algunas de ellas tienen la suficiente calidad como para reconocerlos, sin embargo, están distribuidas en diferentes puntos de la escena del crimen y en ángulos que dificultan el proceso. Estos motivos están haciendo que se retrasen las detenciones, porque según han declarado fuentes cercanas a la investigación, no quieren que se les escape ningún detalle.

Aunque los 15 participantes de la agresión han sido llamados a prestar declaración, se ha anunciado que se harán más interrogatorios y que las próximas horas serán cruciales para la resolución definitiva. Además, no sólo se cuenta con las imágenes registradas por las cámaras de seguridad. También hay vídeos tomados desde diferentes dispositivos móviles (muchos de ellos de las tantas personas que pasaban por allí), cámaras de la Policía Local y de otras entidades privadas.

Por otro lado, el proceso de recabación de pruebas no ha finalizado. El delegado del Gobierno ha hecho un llamamiento para pedir que todos aquellos que cuenten con nuevos datos o informaciones lo notifiquen.