El sexo es un pilar en la vida y nunca se debería practicar con miedo, pero siempre se debería hacer con seguridad. Siempre parece que no te va a tocar a ti, que es cosa de otro mundo, pero las ETS pueden ser bastante molestas e incluso peligrosas. Por ello, protegerte a la hora de practicar sexo es vital para poder seguir disfrutando de ello plenamente.

Hoy hablaremos de las ETS más comunes, pero también las más peligrosas. Recuerda siempre hacerte chequeos periódicos, tanto para evitar un problema mayor, como para evitar un contagio que puede producirse sin que te des cuenta. 

Las ETS que debes conocer

A continuación, repasamos las ETS que seguro te suenan, pero que debes evitar a toda costa. 

Clamidia

Una enfermedad que afecta más gravemente a mujeres, pero no deja de ser peligrosa para cualquier hombre. Se puede curar de una forma no muy complicada con medicamentos, pero siempre es mejor no experimentarlo. Puede afectarte tanto por vía oral o anal.

Hepatitis C

Una de las más peligrosas, sobre todo porque a penas tiene síntomas o los que tiene pueden confundirse con otra enfermedad menor. Se contagia a través de la sangre o fluidos como el semen.

Sífilis

Otra de las enfermedades que puede confundirse con algo menor, pero que sin embargo puede ser muy peligrosa. Puede contraerse mediante una yaga formada en el ano, en la boca o el recto. Es complicado de ver si no miras con detenimiento, con lo que, si practicas sexo de riesgo, es muy importante que te hagas una prueba después.

VIH

Sin duda la más famosa, y la más devastadora. Ahora vivimos un punto en el que esta enfermedad parece neutralizarse y es que afortunadamente ahora sí podemos curarnos. Pero no es aconsejable tomarlo como si fuese una enfermedad menor, ya que puede ser altamente peligrosa si no se trata. Y, aunque no llegue a ser mortal con la medicación, sí que puede traer consecuencias negativas como la impotencia.

Protección siempre

La solución para evitar cualquiera de estas enfermedades es sencilla: Protección para ti y para la otra persona. Intenta acostarte con gente en la que confíes y que también se haga chequeos regulares para evitar problemas en ambas direcciones.

De esta manera no solo el sexo será más seguro, sino también mas placentero. Porque el sexo está para disfrutar, no para adquirir nuevas preocupaciones o problemas.