Ha ocurrido en Reino Unido, un hombre llamado Antonio Reyes-Minana ha sido condenado a un total de 7 años de prisión. 3 años y medio de prisión por cada una de las dos personas infectadas. 

Fue en 2010 cuando al parecer Reyes-Minana contrajo el virus del VIH, teniendo constancia de ello. Pero mintió a una de las víctimas que ahora también lo tiene, alegando que lo contrajo de una tercera persona. Esto es lo que le fiscal ha usado en su contra para la condena definitiva que se le ha puesto y que ahora ya está cumpliendo.

Hay personas que lo ven injusto y otras que sí ven justicia en las penas dictadas por el juez. Pero el tema no está en la infección del VIH en sí, sino en la mentira dicha para poder tener sexo con estas personas. Sabiendo que el riesgo de contagio del VIH es muy alto si se tienen relaciones sexuales sin ningún tipo de protección.

Las consecuencias de sus acciones

Por supuesto, el fiscal también alegó que las consecuencias de sus acciones y, por ende, de sus mentiras; permanecerán en esas dos personas que prefieren seguir en el anonimato, de por vida. Aunque lo único positivo que puede sacarse, es que al parecer no infecto a ninguna persona más. Si bien no es demasiado consuelo para estas dos víctimas.

También especificó que el acusado mintió explícitamente a sus parejas para mantener relaciones sexuales. Intentó culpar a una tercera persona de haber sido él quien les infectó y dijo ser parte de un complot en su contra. Pero todo ello era falso, ya que se demostró científicamente que fue el propio Antonio quien transmitió el virus, no ninguna otra tercera parte. 

No es el primer precedente

El caso de Antonio Reyes-Minana no es el primero y seguramente no será el último. Otro hombre fue condenado a 10 años de prisión por no avisar a sus parejas de que tenía el virus. Aunque no solo eso, también mintió a uno de ellos cuando encontró un bote de pastillas contra el VIH diciendo que eran de su tío.

Por todo ello, es extremadamente importante tomar precauciones cuando se tienen relaciones y hacerlo con personas en las que confíes. Del mismo modo, es imperativo hacerse test regulares para intentar evitar cualquier problema de salud que pueda desencadenar algo grave.