Los estereotipos y las etiquetas comienzan a colocarse desde la infancia: ya en la escuela primaria los jóvenes se enfrentan a grandes presiones e insultos por su físico, sus emociones o por sus orientaciones.

La usuaria de twitter @akapoulainne ha contado a sus seguidores que a la temprana edad de 10 años se vio envuelta en medio de un problema relacionado con la homofobia. Esta pionera de los derechos LGTB habla sobre su vivencia en un hilo con un tono humorista que alcanza ya más de 1000 retweets y más de 2500 me gusta.

Desde aqui os ofrecemos un resumen, pero podéis consultar la información al completo en su propio perfil. Os aseguramos que merece la pena leerla de principio a fin porque no tiene desperdicio.

Como nos cuenta akapoulainne, cuando era pequeña tenía una amiga inseparable con la que pasaba la mayor parte de su tiempo durante los últimos años de la primaria. Todo marchaba de forma normal hasta que una antigua ex amiga de la joven decidió meterse en medio de esa valiosa amistad utilizando la peor herramienta posible: el bullying.

Esta joven y su nuevo grupo de amigas decidieron comenzar a meterse con ellas después de que la joven contase que el pasado fin de semana ella y su mejor amiga habían estado bañándose juntas. A partir de ese momento, las dos chicas se convirtieron en un blanco fácil de burlas, recibiendo comentarios como “no sabía que te gustaban esas cosas” o “bollera”.

La usuaria narra que, dentro de la inocencia propia de la edad, se marchó a casa sin entender qué ocurría. Allí recurrió a su familia para que le explicase el significado del término bollera, una palabra que se usaba–y, por desgracia, se sigue usando- para designar a las mujeres que se sienten atraídas por otras mujeres.

Con la intención de no generar un problema y ganarse una mayor enemistad, la joven decidió sacar el tema de las preferencias sexuales dentro de su aula. Utilizando su ingenio para hacer caer a su examiga en una trampa delante de la clase, la joven comentó que “No veía problemas si eso les hacía felices”.

A partir de ahí, los comentarios del grupo de niñas volvieron a surgir al fondo de la clase hasta que llegaron a oídos del tutor, quien decidió sacar a la autora de los comentarios homofóbicos y a la protagonista de esta historia del aula para enterarse de lo sucedido. Tras una seria conversación se acabó descubriendo la verdad y la joven fue expulsada del colegio, además de obligada a pedir disculpas.

De esta forma, motivada por promover la libertad de otras personas, la tolerancia se instaló en su aula y no volvieron a oírse esa clase de comentarios despectivos. Es admirable que desde tan joven se luche por el respeto los derechos de todas las personas. Deseamos que, a partir de ejemplos como este, logremos erradicar la homofobia en todos los ámbitos como lo hizo akapoulainne en su clase.