Todos hemos pasado por la «maravillosa» época del colegio y el instituto. La adolescencia es probablemente el período más complejo que atraviesa el ser humano durante su crecimiento. Sin embargo, el colectivo LGTB ha tenido más motivos para que dicho período se convierta en el más traumático de todos.

Aunque en la actualidad se siguen produciendo abusos e injusticias por discriminación al colectivo LGTB, lo cierto es que hoy está más denunciado y perseguido. Al menos, a nivel público. Sin embargo, en el pasado esa realidad abusiva estaba absolutamente normalizada, silenciada e integrada en la conciencia social de todos. «Lo que pasaba en las aulas se quedaba en las aulas», era el mantra que de alguna manera todos teníamos instaurado en nuestra conciencia.

Sin embargo, aunque no era lo más habitual, existían celebridades que se atrevían a hablar sobre la realidad del colectivo LGTB. El bullying al que se veían sometidos los jóvenes por el simple hecho de no ser heterosexuales o cisgénero.

Hilary Duff fue un ejemplo de ello. Con tan sólo 13 años logró convertirse en la protagonista del proyecto más ambicioso de Disney y durante su trayectoria siempre trató de luchar contra la injusticia y especialmente contra el bullying, aunque en aquellos tiempos ni siquiera existía dicha palabra.

Ella luchó contra el abuso aprovechando la influencia que tenía sobre los más jóvenes para enviarles mensajes muy importantes.

Con sólo 20 años, hacia 2008, participó en un spot de televisión en donde hacía una reflexión súper importante acerca de la homofobia. En realidad, su alegato sigue resultando útil en la actualidad.

El spot se titula «Esto es demasiado gay» y se centra en una microhomofobia súper generalizada dentro de los institutos y colegios. Seguro que tú también lo escuchaste en el colegio. Cuando unos zapatos eran feos, eran «demasiado gays». Cuando una mochila era hortera, entonces era «demasiado gay». Cuando algún niño se hacía un corte de pelo feo, entonces ese pelo era «demasiado gay».

Podríamos seguir poniendo ejemplos de forma infinita. Resulta realmente increíble como ya desde la infancia los niños van asociando la palabra «gay» a cosas negativas. Hilary incide sobre esto en este anuncio que forma parte de la campaña titulada «piensa antes de hablar».

En el anuncio aparecen dos chicas en una tienda de ropa. Una de ellas le pregunta a su amiga «¿Te gusta este top?» al tiempo que se lo prueba. Su amiga le dice «es muy gay» a lo que ella responde con un «¿en serio?» Y ella vuelve a responderle «si… es demasiado gay«.

Ninguna de las dos esperaba que Hilary Duff apareciese por su espalda para corregirle. «Oye, no deberías decir eso«, les sorprende.

«Decís que algo es gay cuando queréis decir que es malo. Es insultante. Imagina que cuando alguien quiera decir que algo es malo diga esto es muy como la chica esa del top«.

Ambas quedan sorprendidas y sin poder darle ningún tipo de respuesta pues saben que Hilary tiene razón. «Por cierto, esos pantalones son fantásticos«, finaliza Hilary de forma amistosa antes de irse.