¿Cuántos hombres heterosexuales fantasean con tener sexo gay? Según este estudio, muchos más de los que esperabas. El ‘hetero curioso’ (un concepto que dudamos bastante que exista) estaría más presente de lo que cabría esperar. Se entiende como heterosexuales que tienen fantasías sexuales (a menudo las ocultan o a veces hasta se las niegan a ellos mismos) con otros hombres, pero no le gustan los hombres en realidad. Se reduciría simplemente a una fantasía concreta, a veces pasajera.

Un estudio elaborado por la plataforma Straight but Curious revela que 1 de cada 3 hombres heterosexuales fantasean con otros hombres. Además, este estudio no sólo se limitó a analizar el comportamiento masculino. Según sus conclusiones, las mujeres están más dispuestas a mantener relaciones sexuales con otras mujeres. Entre ellas, un 41% reconoció que lo harían, mientras que en el caso de los hombres, esa cifra descendía a un tímido 25%. Evidentemente, una cosa es decir que lo harías y otra muy distinta sería hacerlo.

Por cada seis hombres heterosexuales, tan sólo 1 haría lo que fuese necesario para cumplir sus fantasías sexuales gays. “Esta  encuesta refleja que ser heterosexual no es, ni mucho menos, algo absoluto. Existe una gran cantidad de personas abiertas a la experimentación pero que jamás se identificarán como gays o siquiera bisexuales”, declaran los responsables del estudio. 

Esta plataforma está orientada a brindar este tipo de encuentros a todos aquellos heteros curiosos que se sientan intimidados por el ambiente gay. Pero, ¿este tipo de plataformas son saludables? ¿Estos “heteros curiosos” son en realidad heteros o gays/bisexuales dentro del armario?

La aplicación ha sido criticada por el colectivo precisamente por esta cuestión. ¿Este tipo de sexo, denominado “bud sex” es una forma de etiquetar la “homosexualidad/bisexualidad reprimida”? Según la opinión de muchos sí. Sin embargo, el término “bud sex” está instaurado dentro de la sexología y se reconoce como tal. Según la ciencia del sexo, sí, existen hombres y mujeres heterosexuales que practican de forma ocasional o puntual sexo con personas de su mismo sexo. En muchos casos, se produce en contexto de relaciones amistosas donde existen fuertes vínculos y una gran confianza.

“Sólo buscamos obtener placer sexual sin vínculos emocionales, o sentimentales con una persona de nuestro mismo sexo”, declara un hombre que practica ‘bud sex’. Sin duda, es una forma de tener sexo que se ha situado en el centro de varias polémicas. Sin embargo, buena parte de las dudas que suscitan, quedan resueltas a partir del estudio desarrollado por Tony Silva, un sociólogo de la Universidad de Oregón. Según él, este tipo de relaciones sexuales entre hombres son habituales después de que sufran una pelea con su pareja sentimental. Puede darse a modo de venganza o incluso de desahogo. Este tipo de sexo se caracteriza por la total ausencia de muestras de afecto. No besos, no caricias, ninguna intimidad emocional. Además, tampoco practican sexo con la misma persona de una forma habitual. 

Según este doctor, estos actos sexuales “los participantes lo interpretan como una ayuda en secreto a un amigo”. Este tipo de prácticas sexuales, son especialmente habituales dentro de las cárceles y a menudo se define como un simple pasatiempo.

Por su parte, Jane Ward, profesora de la Universidad de California, se ha especializado en el estudio de este tipo de relaciones sexuales y ha llegado a diferentes conclusiones. Una de ellas es que los hombres que practican ‘bud sex’ sienten “un gran rechazo a los comportamientos gays”. Además, ponen el matiz en la concepción de esas relaciones denominándolas “desahogos” o como “simples entretenimientos”.

¿Estamos ante homofobia interiorizada? ¿Estamos ante un comportamiento que realmente tiene cabida en personas legítimamente heterosexuales?

Aunque hay muchas teorías, lo cierto es que aún seguimos sin encontrar una respuesta clara.