Sin duda, cuando se habla de moda y se hace una parada en los 80, no puede uno sino sonreír. También muchos agacharán un poco la cabeza, porque si hay una moda extraña, loca y que sin duda sigue muy viva a día de hoy; es la de los 80. Marcó un antes y un después, y a pesar de estar dormida unos cuantos años, quizá unas décadas, ahora esta más viva que nunca. Precisamente porque la libertad vuelve a estar al a orden del día, la necesidad de ella.

Porque veníamos de décadas anteriores donde el código de vestimenta era extremadamente estricto, tanto para hombres, como para mujeres. Las dos décadas anteriores ya habían comenzado esa revolución de libertad. El movimiento hippie había instaurado una moda muy diferenciada de lo que se suponía había que llevar. Sin embargo, aún seguía siendo algo demasiado apartado de la sociedad global. Pero eso cambió en los 80, donde empezaron a jugarse con los colores, las formas y las texturas como nunca antes.

Por supuesto, eso chocaba en cuanto lo veías, gorras, colores fosforitos, ropa extremadamente ancha, etc. Todo ello para reivindicar que cada cual hiciera lo que quisiera con su forma de vestir.

La moda de los 80: toda una generación

Por supuesto, la moda no se entiende sin sus referentes. En el mundo se escuchaba a Michael Jackson y se veía su revolución en la ropa. Igual que Madonna que empezó a dar el boom en esta época. Bon Jovi o Prince hacían lo propio. En el cine Dirty Dancing, El club de los Cinco, Regreso al Futuro o Flashdance impartían una clase de moda que también calo.

Aquí entramos en plena Movida Madrileña que se extendió por todo el país. Una revolución artística y social donde los jóvenes, en plena epidemia del VIH intentaban encontrar su voz a través de la ropa. Y a muchos les sirvió para reivindicar que la sociedad actual no era quien dictaba quién lleva qué. 

Podían cambiar las formas de vestir y así lo hicieron, aunque algunas personas acertaran más que otras. Hoy por hoy seguimos usando muchas de las cosas que nacieron en esta década, aunque otras, por supuesto, se quedaron allí, como por ejemplo las hombreras. Otra que creíamos que no volvería es la pana, pero parece que nada muere, solo se transforma en otra tendencia.

Pero ¿Qué es lo que más se llevaba? Ahora vamos a hacer un repaso de la moda más top de esta década. 

El nacimiento de las minifaldas 

¿Prohibido enseñar la rodilla? Eso se acabó. En los 80 nacieron las minifaldas y con ellas quebraderos de cabeza para los padres más conservadores. Ahora si se quería enseñar rodilla, se enseñaba, y con estilo. Aunque la minifalda vaquera era la más demandada, las había de todo tipo de telas y colores. De hecho, cuanto más llamativa, mejor.

El chándal elegante 

Ya no era solo para hacer deporte, sino para salir a cualquier cosa. Pantalón de chándal y camiseta de vestir, una combinación que quedó arraigada en la sociedad. Todo lo más ancho posible, por supuesto.

También se podía combinar con calentadores, bien subidos hasta arriba. Parecido a los calcetines altos que podemos ver hoy entre la gente.

Todo vaquero

No hay duda de que esta tela tuvo su boom en los 80. Ya sean chaquetas o pantalones, lo que sea, pero vaquero. Las minifaldas también, como hemos visto, por supuesto. Todo combinaba con algo vaquero, como ya demostraba Bruce Springsteen, por ejemplo. Así que lo mejor era combinarlo y llevarlo en cualquier ocasión.

Pantalones de paracaidista o de pitillo

Nada de normas, o todo o nada, da igual. La moda de los 80 combina todo lo que hay, así que, si quieres pantalones ajustados, sin problema. Pero si quieres vestir con mil cremalleras y bolsillos, también puedes. 

Hoy por hoy también puedes ver estas dos opciones por la calle. Toda moda vuelve, no lo olvides, incluso las que parecían imposibles que existieran ya en su época.

Blusas, camisetas y camisas llamativas 

La única norma básica de los 80 era hacer saber que estabas ahí. Por eso, cuanto más llamativo era lo que llevabas, mejor. Las blusas anchas o las camisas con estampados hawaianos o de mil colores estaban a la orden del día. 

Incluso camisetas de tirantes, siempre con colores que llamaban la atención. 

Leggins y medias

Normalmente, para poner debajo de la falda, pero siempre con colores. Las medias de rejilla eran unas de las más escogidas. Pero no se quedaban atrás los leggins verde fosforito, por ejemplo.

Combinaciones imposibles entre ropa vaquera gris apagada y colores en las medias muy llamativos. Esta era la moda de los 80, pero que no dista mucho de la de hoy en día.