Un fallecido y dos heridos han cerrado el desfile del Orgullo en Wilton Manors, Florida. Todo ocurrió el pasado sábado cuando un conductor aceleró para atropellar a varios espectadores. Dos hombres fueron ingresados en un hospital cercano. Uno de ellos ha fallecido y otro ha quedado con heridas graves. Una tercera víctima se encuentra estable con heridas menos graves y altas probabilidades de recuperación.

El conductor estuvo a punto de embestir al coche descapotable en el que se encontraba Debbie Wasserman Shultz, una congresista demócrata. Según declaraciones del propio alcalde de Fort Lauderdale, se trata de un ataque planificado. “Se trata de un acto terrorista homófobo contra la comunidad LGBT. No ha sido un accidente. Estaba premeditado y dirigido a una víctima determinada, pero afortunadamente no la alcanzó, aunque sí a otras dos”.

“El desfile no había hecho más que empezar y entonces vimos una fila de personas preparadas para empezar a moverse. De repente esa camioneta se precipitó entre la multitud casi pasando por encima de la congresista Schultz, estuvo a pocos centímetros de hacerlo”.

El acontecimiento ha hecho que se desarrolle una investigación en la que está trabajando el FBI aunque por el momento no se ha podido demostrar 100% que se tratase de un ataque organizado.

Por su parte, el presidente del Coro de Hombres Gays de Fort Lauderdale, no está de acuerdo con que haya sido un ataque premeditado, él piensa que se trata de un trágico accidente.

GLAAD ha lanzado un comunicado después de que se conociesen los detalles de lo ocurrido: “Este aparente ataque está en sintonía con los incidentes registrados en Florida de tipo anti-LGBT y a favor de la legislación aprobada contra los niños transexuales. Lamentamos la pérdida y exigimos justicia”.