“Hoy en el aeropuerto he presenciado algo muy feo”, comenzaba relatando el cantante murciano en su perfil de Twitter. A continuación compartió un episodio de homofobia que según declara, le hizo llorar de impotencia.

Por lo visto Blas presenció una discusión de pareja. Un hombre y una mujer discutían acaloradamente frente a sus hijos. Aunque el artista no quiso entrometerse, alcanzó a escuchar algo que le rompió el corazón. Cuando el enfrentamiento llegó a su punto de ebullición, la madre optó por alejarse para esperar a que las cosas se calmasen. Fue entonces cuando el hijo de ambos se dirigió a su padre para hacerle una pregunta y recibió una respuesta bastante desagradable.

“Papá, cuando lleguemos, ¿podemos llamar a Ángel?”, dijo el pequeño refiriéndose a su amigo. Pero su padre respondió “Joder, ya estamos. ¿Es que estás enamorado de él? ¡Siempre estás igual”. Según explica Blas, el joven, que tan solo tenía unos 12 o 13 años, “puso cara de terror. Se ha quedado paralizado y tímido, sólo ha alcanzado a responder: ‘Déjame en paz…'”.

Esta escena hirió al artista: “La cara de ese niño se me ha quedado grabada a fuego”. Aunque después comentó en Twitter que se sentía culpable por no haber podido ayudar al chico, declaró que en el avión le regaló su gorra. “Pero cuando se ha ido, me he puesto a llorar de la impotencia”. El artista finalizó el hilo de Twitter haciendo una reflexión sobre la importancia del amor y la libertad, especialmente dentro de la educación.

“Esas cosas se quedan grabadas en nuestro corazón para siempre, y nos hacen prisioneros del miedo”, agregó.