Dos niñas se quitan la vida después de sufrir ataques de bullying y homofobia en el colegio. Madissen Foxx Paulsen y Sophía Leaf-Abrahamson se suicidan con dos meses de diferencia.

A veces resulta difícil redactar según qué tipo de noticias, y esta es una de ellas. Estamos de luto y aún incrédulos ante esta historia. Las dos jóvenes residentes en Dakota del Norte decidieron acabar con su vida hace poco menos de un año. Hoy su historia ha saltado a los titulares cuando sus padres deciden hablar públicamente.

Ha sido en Daily mail donde sus padres, Angela Leaf y Shane Paulsen, han decidido compartir con el mundo la cruel y triste historia de estas dos pequeñas. Por lo visto, ambas fueron acosadas en su escuela de secundaria poco después de que comenzaran a identificarse como novias. Lo más triste de todo esto, es que los padres sólo fueron conscientes del acoso que habían sufrido después de su muerte.

Madissen decidió suicidarse con la pistola de su padre hacia diciembre de 2017. Poco después, en enero de 2018, Sophia se ahorcó. No nos imaginamos lo mal que lo debieron pasar estas pequeñas para decidir acabar con su vida en un momento de vida que se supone debe ser el más feliz.

«No era consciente de que mi hija tenía un problema hasta el mismo 2 de diciembre. Desperté alertada por el sonido de un disparo. Yo creía que tenía una hija feliz y sana. Aún sigo tratando de descubrir qué fue lo que salió mal. Aún vivo en el apartamento donde se quitó la vida y no voy a casa a menudo porque no puedo».

Niñas suicidan bullying homofobia

Bullying y homofobia: Se cobra dos víctimas de 12 años que se suicidan debido al acoso.

Una inocente historia de amor se torna en tragedia

Ambas se conocieron en quinto curso y desde el primer momento se hicieron inseparables. «Hacían las mismas cosas. Cuando Sophía recortó su pelo, Madissen lo hizo al poco tiempo».

Los padres de ambas por otra parte, confesaron que sus hijas estaban descubriendo su identidad sexual y era patente que ambas sentían algo más que amistad la una por la otra. Al haber recibido una respuesta conciliadora y tolerante por sus padres, no queda duda de que el ataque provenía de la escuela. Según Leaf, Sophia le comentó que le gustaban las chicas, a lo que el respondió con apoyo.

Y es que, cuando todos tus compañeros y semejantes se movilizan contra ti por ser homosexual el colegio se convierte en un verdadero infierno. Y esto, dentro de la fragilidad y la sensibilidad de los niños se convierte en algo más peligroso. Lo peor es que suelen ocultar su problema y acaban cargando ellos con todo el peso.

La muerte de ambas fue debida una pérdida de esperanza y resultado de una sensación de terror continua. Según afirma Leaf, Sophia sufría demasiado después de la muerte de Madissen. De hecho se le diagnosticó un trastorno de desregulación del estado de ánimo perturbardor. Este estado se caracteriza por sufrir una tendencia a la irritabilidad. A pesar de que estaba en tratamiento para superar este doloroso trauma al final optó por la peor decisión sin que sus padres pudieran sospechar sus planes.

Bullying: La escuela pretende olvidar lo ocurrido

Este ha sido el principal motivo por el que los padres han decidido hablar. Necesitan luchar por lo que ha sido quizá la historia de homofobia más dramática de los últimos años. Lo peor de todo es que el acoso y la discriminación no ha cesado dentro de la escuela. Según declaran los padres, siguen existiendo niños acosados. En contra de lo que cabría esperar, el colegio continua albergando víctimas de bullying.

Dibujos hechos por niños sobre sus familias homoparentales