El tiempo pasa inexorablemente, pero tampoco es un drama. Sería agotador tener siempre la misma edad. Sin embargo, hay algunas experiencias y aprendizajes que puedes hacer antes de cumplir los 30:

  • Pasa 30 días sin beber: Con 30 años casi, debes saber cómo divertirte sin recurrir al alcohol. Si aún no has estado 30 días sin recurrir a la bebida procura hacerlo y demostrarte que tu diversión no depende de factores ajenos a ti.
  • Ten al menos una relación estable: Es común que en los veintitantos se experimenten relaciones fugaces, encuentros sexuales esporádicos y relaciones informales. ¿Por qué no apuestas por una relación seria o que te de cierta estabilidad?
  • Liga sintiéndote feliz y tranquilo: La inexperiencia propia de la juventud puede llevarte a sentirte incómodo y no disfrutar del todo el ritual del flirteo. ¡Lo peor que te puede pasar es recibir un no! ¿Alguien ha muerto porque haya escuchado la palabra «no»? ¡Relájate y disfruta!
  • Antepón la salud a tu estética: Y es que lo uno va unido a lo otro. Si te preocupas por adquirir hábitos saludables seguro que esto traera una gran vitalidad a tu aspecto y una belleza inmejorable. Trata de ir al gimnasio o hacer una vida activa pero no porque sea tendencia, sino porque tú mismo lo desees. ¡Ah! ¡Olvida comparar tu cuerpo con el de otro chico! Siempre habrá alguien más musculoso, gordo, alto, bajo, guapo o feo que tú.
  • ¿Amigos heteros? Tendemos a tener únicamente amigos LGTB. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así siempre. No renuncies a tus amigos gays, pero no descartes la posibilidad de tener un amigo heterosexual. Esto puede aportarte otros puntos de vista que te pueden ayudar a crecer.
  • Decir «no» es bueno: No siempre tienes ganas de sexo, no siempre quieres tener una relación o no siempre te apetece tener una cita. Conviértete en una persona libre para poder decir «no» cuando sientas que no te apetece hacer algo. No te sientas culpable por ello y por supuesto no te obligues a hacer cosas que no te apetecen hacer.
  • No cierres puertas por tus prejuicios: Todos tenemos prejuicios de una forma inevitable, es normal. Sin embargo, esto puede perjudicarte cuando decides cerrarle la puerta a alguien sólo porque no se parezca a ti. No cierres la puerta a alguien porque tenga pluma, porque sea de otra nacionalidad o porque tenga unos gustos raros. Conoce a las personas y date la oportunidad de descubrir otras perspectivas. Normalmente nos sorprendemos cuando decimos adiós a los prejuicios y gracias a eso descubrimos personas fantásticas.
  • Explora con el sexo: Seguro que tienes alguna fantasía rara o un fetiche que no es común. Puede que alguno de ellos sea algo retorcido, pero no te sientas mal por practicar el sexo a tu manera si no haces daño a nadie. ¡Experimenta con tu cuerpo y disfruta del placer! ¡Disfruta!
  • Protege tu piel: A todos nos gusta coger algo de color en verano. ¡Ponte crema solar y toma el sol con precaución! El cáncer de piel es algo real.
  • Deja el tabaco: Si fumas es mejor que lo dejes, por tu salud, por tu economía y por tu salud mental. Además, ¡el olor a tabaco es espantoso!
  • Tira a la basura la ropa que no uses: Seguro que dentro de tu armario tienes prendas que no te sirven o no te pones. ¿Por qué las guardas? Deshazte de ellas, así estarás seguro de que cualquier prenda que cojas te quedará bien.
  • Olvida de una vez a tu ex: Es habitual que nos rompan el corazón y tú no eres el único que ha sufrido por amor, si eso te sirve de consuelo. Pero el pasado es el pasado y ten seguro que vendrán nuevas relaciones. No permitas que tu ex fastidie tus futuros amores ni los condicione con su recuerdo.
  • Aprende a administrar tu dinero: El dinero se va a una velocidad de vértigo. Evita gastarlo en cosas que realmente no te beneficien o no necesites realmente.
  • Asiste a algún concierto de un icono LGTB: Las divas siempre han estado y siempre estarán. Ve a ver a una de ellas alguna vez: Cher, Madonna, Mónica Naranjo… Canta todas sus canciones hasta quedar afónico.
  • Liga por Internet: Grindr se ha convertido en una plataforma ideal para tener citas con desconocidos. Regístrate y disfruta de la experiencia. ¡Te divertirás!
  • Un poco de humildad: No es necesario que tus amigos sepan con cuántos hombres has tenido sexo. Quizá cuando tenías 18 años resultaba un buen tema de conversación, pero ya no. Esa información debe ser sólo para ti.
  • Estar solo no está mal: ¿Estás siempre teniendo citas con otros hombres? ¡Relájate! A veces es necesario recuperar el contacto con uno mismo. Aprende que tú no dependes de nadie para ser feliz o sentirte bien. ¡No busques en los demás lo que ya tienes dentro de ti!
  • Dale una oportunidad a un hombre maduro: A pesar de que no te pueda atraer en un primer momento, nunca está de más conocer a personas que tienen más experiencia de vida que tú. ¡Probablemente te sorprendas!
  • Asúmelo, tienes 30 años: Pero esto no es ningún drama. En realidad, los años son sólo un número y además, no hay mucha diferencia en lo que se experimenta a los 20 y tantos y los 30. ¡Que siga la fiesta!