La homofobia cuesta dinero. ¿Sabías que es una fuente de pérdidas para cualquier país? En un mundo donde la economía cada vez tiene más relevancia y domina más ámbitos, la homofobia también resulta un obstáculo.

La homofobia genera verdaderos dramas humanos y costes sociales a todos los niveles. Sin embargo, seguro que no te habías parado a pensar en cómo se traduce todo esto a nivel económico. Como podrás imaginar, la homofobia y la discriminación tiene una influencia directa sobre el estilo de vida de las personas y por lo tanto también influye directamente en la economía global de un país. ¿Sabías que los países homófobos pierden varios miles de millones de euros al año a causa de la homofobia?

En la actualidad muchos países tiran el dinero a la basura al tiempo que implementan leyes y disposiciones jurídicas homofóbicas y discriminatorias. Y es que no se dan cuenta de que cuando atacan a miles de personas de forma directa las consecuencias se revuelven contra su propio bolsillo. En aquellos países que reducen los derechos de la comunidad LGTB existen todo tipo de consecuencias que por supuesto afectan negativamente a su economía.

La homofobia: También es cuestión de dinero

Por un lado, se produce una considerable huida de la población. ¿Qué clase de persona desearía vivir en un país que le obliga a pagar impuestos por los derechos de los demás y recorta los suyos obligándole a sobrevivir en la marginalidad? Desde luego que la mayoría no.

Esta pérdida de personas supone una pérdida de talento. Esto quiere decir que personas altamente cualificadas, muchas de ellas con excepcionales cualidades deciden abandonar el país y por supuesto se llevan sus capacidades con ellos y la riqueza que pueden producir. De alguna manera, los conocimientos y la enseñanza que ese propio país haya podido ofrecerles se esfuma a otros países que simplemente son más respetuosos y tolerantes con la diversidad.

Esto también se refleja en una pérdida importante de turistas LGTB que no están dispuestos a gastar su dinero en dicho país y que dejarán su conocido «dinero rosa» en las arcas de otros países más tolerantes. ¿Sabías que el turismo LGTB deja en España más de 6800 millones de dólares cada año?

A todo esto, hay que sumar los propios perjuicios que la homofobia causa dentro del país: En esta partida sumaremos los gastos de salud ocasionados por el incremento de depresiones y tratamiento, así como suicidios, tratamiento de VIH y enfermedades de transmisión sexual… Si sumamos el coste económico que supone cada consecuencia, el resultado es abrumador.

Un ejemplo real: ¿Cuánto cuesta la homofobia?

Pero… ¿Cuánto dinero puede costar aproximadamente la homofobia? Un buen ejemplo de ello, es el estudio que desarrolló M. V. Lee Badgett. Esta economista de origen estadounidense y que estudió en la Universidad de Massachusetts, presentó en el Banco Mundial los resultados de un estudio que desarrolló sobre la homofobia en India. Los gastos asociados a los gastos de salud (depresión, suicidio, VIH) ascendían a más de 23.100 millones de euros anuales.

Si esto te parece una suma cuantiosa, aún no es todo. Según ese estudio también habría que sumar los costes indirectos producidos por homofobia. Un incremento de violencia, la pérdida de empleos, el rechazo familiar, el acoso escolar (bullying) con todos los gastos que ello conlleva, el peor nivel educativo, la menor productividad, la reducción de sueldos, la reducción de salud general y las menores expectativas de vida en la población LGTB… Todo esto generaría una asombrosa suma de 30.800 millones de dólares anuales: ¡Más del 1,7% del PIB del país!