“¿Cuántos homosexuales crees que te bajas?”, pregunta un joven a otro frente a una cámara mientras transmiten en directo a través de Twitch. “¿Qué es bajar?”, responde este. “Matarlos con tus propias manos”, contesta otro de ellos sin poder contenerse la risa. Evidentemente, esta clase de personas no son lo suficientemente valientes como para difundir esta clase de vídeos a cara descubierta y al poco tiempo se decidieron a borrarlo ejerciendo su natural cobardía. Sin embargo, no contaban con que uno de sus espectadores estaba grabando el vídeo y lo almacenó antes de que lo eliminasen.

Este es el panorama que existe hoy. Nos encontramos ante personas que banalizan la violencia y que incluso hacen apología de ella. Las risas continúan, “Imagínate metiéndole un puñetazo así y tumbándolo”, continúan.

Gracias a la difusión del usuario que lo grabó, el clip se ha hecho viral en Twitter y se ha podido visibilizar lo que se está germinando poco a poco y ya incluso en las nuevas generaciones. “Estas actitudes son intolerables” comparten desde Podemos.

El vídeo no queda ahí y estos cobardes no dudan en nombrar a un joven gay en su conversación bajo el apodo de Julbit. Él mismo no ha dudado en denunciarlos a través de Twitter: “Un amigo me ha enseñado un vídeo de Twitch en el que unos chicos que conozco (siempre han sido unos putos homófobos) hablaban sobre cuántos maricones de Donosti serían capaces de matar a ostias y me ponían a mí como ejemplo. Sinceramente me he tomado a risa sus comentarios, pero no voy a tolerar que una panda de energúmenos hablen de pegar a maricones como si fuese algo divertido y lo hagan con la libertad de saber que van a quedar impunes“.

En Euskadi la homofobia, al igual que en el resto del país, continúa creciendo durante las últimas semanas. El pasado mes, un joven fue atacado por 14 personas al grito de “maricón de mierda”, y tuvo que ser trasladado urgentemente al hospital.