¿Te gustaría aprender a pintarte los ojos pero no sabes muy bien cómo empezar? Cada vez son más los hombres que se maquillan y aprovechan el potencial estético del delineador.

El maquillaje se ha convertido en un instrumento de rebelión, de ruptura. Al tratarse de un recurso para definir unos roles de género muy marcados en el pasado su efecto transgresor lo ha convertido en casi una seña de identidad dentro del colectivo LGBT.

Además, al margen de las connotaciones ideológicas o simbólicas que pueda esconder, también debemos reconocer que ¡es bonito! Seguro que más de una vez te ha impresionado la belleza de un hombre maquillado con delineador. La intensidad de su mirada puede hacerte perder la cabeza.

Si estás dispuesto a aprender a maquillarte los ojos con delineador y sombras presta atención. ¡A continuación te proponemos algunas ideas que te servirán de inspiración!

Estilo Helena: Imita la estética de las ojeras si buscas un aspecto más grunge

Gerard Way marcó tendencia y fue uno de los iconos del movimiento emo que se dio en la primera década del 2000. ¿Quién no ha cantado el tema “Helena” a todo pulmón alguna vez? El cantante aprovechaba las tonalidades rojas para agregar mayor contraste e intensidad a su mirada. Su objetivo era emular las ojeras de una forma muy suave.

El secreto: Delinea con sombras sirviéndote de un lápiz rojo o color tierra. Haz un pequeño repaso alrededor de tus ojos y esparce la pintura hasta lograr una densidad homogénea. No utilices más de un delineador, al menos no si de lo que se trata es de obtener un resultado más sutil. Gradúa la cantidad de sombra en base al nivel de profundidad que quieras darle a tu mirada. Da pequeños toques con la brocha. Uno en el centro del párpado superior e inferior de cada ojo. Hazlo con toques suaves.

Estilo Leto: Delinea con negro mediante líneas gruesas e intensas

Directo y al grano: Un delineador negro, un trazo grueso y ¡solucionado! Así lo hacía Jared Leto. ¿Lo recuerdas?

El secreto: Repasa bien todo el contorno del ojo con un lápiz negro o azul oscuro.

Estilo American Idiot: Un poco más de intensidad

¿Recuerdas el estilo American Idiot? ¡Sí! Green Day fue otro de esos grupos que jugaba con el delineador a menudo y, ¡qué bien lo hacían! Billie Joe Armstrong también añadía sombras y delineaba tanto el párpado superior como el inferior. Si utilizas esta técnica ten en cuenta el lagrimal. Si pintas el lagrimal tus ojos lucirán más pequeños.

El secreto: Utiliza un negro sólido y ¡haz que sea visible e intenso!

Los trazos finos pueden ser una buena opción si buscas algo más discreto

Mick Jagger también se entendía muy bien con el delineador. Tendía a utilizar trazos finos y sencillos. Su objetivo era parecer tan natural como fuese posible.

El secreto: Hazte con un delineador de punta muy fina y de buena pregnancia. Puedes pintar únicamente el inferior, aunque también puedes dar pequeños toques en la cola de la zona superior. También puedes agregar algo de polvo pero de una forma muy tímida para generar un efecto orgánico.

¿Te gusta la estética más vintage? Echa un vistazo a T. Rex

Si lo que buscas es algo minimalista puedes seguir la estética del glam rock de la década de los años setenta. Un buen ejemplo es Marc Bolan. Él tendía a delinear muy suavemente el lagrimal (quizá con apenas una pasada).

El secreto: Trata de buscar un color natural, quizá un marrón o un azul muy suave.

¿Buscas una mirada más intensa? Busca inspiración en Monsoon

Andy Biersack jugaba con las sombras para intensificar la profundidad de su mirada. ¿Recuerdas al cantante de Tokio Hotel? Bill Kaulitz es otro claro ejemplo de esta técnica.

El secreto: Combina delineador con las sombras y utiliza ambos de forma acentuada, pero de forma armónica.

¿Eres más atrevido? Entonces inspírate en Antichrist Superstar

Por último, no podíamos pasar por alto al rey del maquillaje: Marilyn Manson. Si buscas una solución más atrevida y no tienes miedo a experimentar con diseños más extravagantes agrega sombras de diferentes colores y simplemente ponte a jugar para buscar la forma en que te sientas más cómodo.