Edward Regan Murphy conocido por todos como Eddie Murphy, es ese polifacético actor chispeante, humorista, cantante y comediante estadounidense que tuvo sus comienzos en la comedia a través de dos especiales humorísticos lanzados entre 1982 y 1983 siendo titulados el primero Eddie Murphy y el segundo Delirious

Precisamente fue en este segundo donde hizo gala de su humor homofóbico con chistes repletos de grandes insultos gratuitos a través de skecthes donde ridiculizaba considerablemente a las personas homosexuales (aunque también incluía a anglosajones blancos, afroamericanos, italoamericanos y personas con sobrepeso).  

Con motivo del regreso del programa Saturday Night Live y haciendo evolución de su carrera pasada, la presentadora del programa Tracy Smith visiblemente enfadada en una entrevista del canal CBS Sunday Morning, le preguntó si le hacía gracia burlarse de la gente a través de sus chistes.

Eddie Murphy totalmente abrumado contestó “me estremezco cuando me miro en esa época. Dios mío, no me puedo creer que haya dicho eso. Todo estaba dentro del contexto de esos tiempos” expresó cuando la misma presentadora le hizo visualizar una pequeña parte de un skecth donde insultaba sin ningún pudor  a las personas homosexuales.

Eddie manifestó que a hoy día, se siente avergonzado de  los chistes que hacía en el principio de su carrera en contra de personas de la comunidad LGBT. 

Es cierto que en 1996 se disculpó con la comunidad por los chistes que contaba cuando era más joven, explicando que “sobre esa época era un ignorante y estaba mal informado. No es lo mismo tener veintiún años que tener treinta y cinco ya que con el paso de los años eres más consciente de los problemas que conlleva la homofobia y ahora soy más conocedor por ejemplo también de los problemas que se derivan del SIDA” dijo lamentándose profundamente.

También es cierto que por aquellos años desgraciadamente no se tenía la misma información, por eso trató de informarse  y se interesó por el SIDA especialmente. Esto le llevó a arrepentirse de las burlas emitidas siendo más considerado con las personas afectadas y consecuente con lo que conlleva esta enfermedad.

Para paliar asperezas decidió donar parte de sus ganancias a la Organización Benéfica del SIDA, un bonito gesto por su parte y entonando el “mea culpa” en todas las entrevistas que ha realizado en este tiempo atrás. Y es que si por aquel entonces levantó críticas varias, hoy día considera este tipo de actuaciones totalmente ofensivas y es que la homofobia no es divertida.