De entre todas las personas que habían en una zona tan concurrida, tan sólo hubo una que se atrevió a intermediar para proteger a Samuel. Un hombre de origen senegalés logró alejar momentáneamente al agresor. Cuando le contuvo, éste se marchó a buscar al resto de sus amigos. Fue entonces cuando Lina abandonó el lugar de la agresión a petición de Samuel para buscar su teléfono móvil.

En ese momento regresó la jauría de atacantes y entonces, llegó el lamentable final. La policía no descarta que se produzcan más detenciones ya que según las investigaciones, hay más implicados. Así lo revelan los testigos y las diferentes cámaras de seguridad de las cercanías.

A raíz de su asesinato se han sucedido concentraciones y diferentes homenajes. Por ejemplo, un ciudadano de A Coruña ha hecho la propuesta de modificar el nombre de la avenida de Buenos Aires, donde Samuel fue asesinado, para renombrarla como “Samuel Luiz Muñiz”.

El único que protegió a Samuel, como decimos de origen senegalés, abandonó el lugar de los hechos sin siquiera revelar su nombre. Fue por ello que Lina y los amigos de Samu, como ellos le llamaban, no dudaron en hacer referencia a él para darle las gracias en los medios de comunicación y destacar su valentía.

Afortunadamente, han logrado reencontrarse con él y juntos protagonizaron uno de los momentos más sobrecogedores: Un abrazo grupal envolviendo a aquel hombre que intermedió en la brutal agresión. Desafortunadamente no fue suficiente, no fue suficiente para detener aquella oleada de violencia injustificada.