Si nos referimos al escote femenino, es lícito remarcar que nació hace mucho más de lo que podríamos imaginar. Ya en 1404 existen pinturas con mujeres con lo que serían los primeros esbozos de escote. 

Este atributo en la moda siempre fue considerado femenino, siempre remarcado por el deseo de ver más de la mujer que del hombre. Pero eso fue cambiando en el siglo pasado y ya en los años 80 se empezaba a vislumbrar lo que hoy conocemos como escote masculino.

Poco a poco las grandes firmas fueron incorporando este escote a las modas masculinas, y las colecciones de Versace de los 90 ya dejaban instaurada la tendencia que ha llegado hasta nuestros días, hasta esta nueva década.

Porque cada vez son menos las líneas que separan la moda femenina de la masculina, si es que aun queda alguna. Solo hay que ver la pasarela Primavera/Verano de Valentino para este año, tanto los cortes, texturas y escotes en la moda masculina, son tremendamente parecidos o iguales a los del sexo opuesto.

Al igual que Dries Van Noten, el diseñador belga siempre ha tenido cerca la línea divisoria entre lo masculino y lo femenino, pero viendo los tiempos que corren ha aprovechado para difuminar más aún esa línea, creando tendencia con flores, estampados de leopardo o tigre y por supuesto, escotes balcón.

Sin líneas que nos separen

Si precisamente la moda entre hombres y mujeres siempre ha sido diferente, es por ese afán de intentar separarlo todo. Pero vivimos en tiempos de cambio y transición deseando derribar esos muros que nos han autoimpuesto. 

Se nota en todos los ámbitos y por supuesto la moda es uno de ellos. Porque quizá en los 80 la gente se quedaba mirando al ver a un hombre con escote y bolso, pero ¿Quién se escandaliza ahora al ver a un hombre con una camiseta escotada y una americana? 

Es más, prácticamente nadie miraría raro otra persona si vistiese por la calle con un pijama, a veces incluso cuesta diferenciarlo. La marca 8ON8 es una de las que quiere recuperar esa idea de sentirse por la calle como en casa. Y reivindica el escote masculino, ya sea con camisas interiores, o el clásico pico, que puede ser sutil o acentuado.

Tan acentuado como la moda que propone para este verano Edward Crutchley, ya que en este caso no existen botones ni unión, simplemente el cuello llega hasta los pantalones, creando el escote más grande que se puede ver. 

Jude Law luciendo escote

2020 y lo que nos espera

Como hemos podido ver la tendencia es clara: enseña lo que quieras, vístete como quieras. Vivimos en la época de la libertad, es la década de que cada uno haga lo que quiera y vista como quiera. Si las mujeres quieren ponerse un traje masculino, fantástico y si los hombres quieren enseñar el pecho con un escote, maravilloso también.

Obviamente aún nos queda mucho camino por recorrer, ya que estamos hablando de las modas de pasarela, pero la realidad es que aún esta tendencia no es legal. En muchos países está prohibido mostrar el pecho o los pezones, en España ni siquiera en todas las ciudades está permitido aún enseñar el pecho por la calle, por ejemplo en Barcelona o Valladolid. 

Por esto, diseñadores como Vaccarello o Ludovic crean transparencias o capas para burlar las normas sin sentido que aún imperan. En el caso del primero suele usar gasas oscuras o troquelados, para intuir más que mostrar. En el segundo, pone en el modelo una tela de araña que muchas veces no deja a nada a la imaginación, pudiendo ver tanto el tórax como los pezones. 

Por supuesto, esto sería un escandalo si fuera moda femenina, por la increíble e irracional censura que existe alrededor de sus pezones. Camino que aún nos queda por recorrer, porque quizá con el tiempo, a finales de esta década, exista un momento en que no solo no existan líneas divisorias entre la moda femenina y masculina, sino que además no exista diferencia entre pezones y la censura sea cosa del pasado.

Aunque es soñar demasiado, por ahora podemos seguir derribando barreras y vestir como queramos, como por ejemplo con un escote masculino. Que sin duda es tendencia para este verano, así nos lo mostraron en los desfiles del año pasado tanto Giorgio Armani, como Edward Crutchley, Saint Laurent, 8on8, Münn, Edward Crutchley o Ami.

Solo queda escoger marca, ropa y abrir el pecho hasta donde quieras, ya sea con transparencias debajo, camiseta de tirantes o una camiseta abierta hasta le amanecer. Todo ello para sentirnos bien esta primavera verano y seguir derribando barreras. Esperamos que las grandes marcas sigan confiando en esta tendencia de fusión de géneros. Y a nosotros solo nos queda vestir sus propuestas con elegancia y con gusto, porque si vistes como quieres, te sientes mejor.