Donald Trump, el presidente más discriminador y homófobo de los últimos años en Estados Unidos, ha vuelto a acaparar las portadas. Y sí, una vez más ha sido por sus políticas de odio.

Y ha decidido incentivar el odio contra los transexuales aprovechando la situación tan dramática que Estados Unidos está viviendo en materia de salud convirtiéndose en el principal foco mundial de la epidemia.

En un escenario que acumula ya más de 1.034.000 contagios y 60.000 muertos Trump lo ha vuelto a hacer: Ha atacado a los más vulnerables. Y lo ha hecho distribuyendo una nueva regla dentro del Departamento de Salud y Servicios Humanos según la cual se eliminarían las protecciones a las personas transexuales que otrora fueron impulsadas por la administración Obama.

Y este paso, solo es el primero antes de hacer pública la nueva ley. Hasta el momento, se han hecho actualizaciones dentro de la página web de La Casa Blanca para dejar patente que la regla de Obama está siendo revisada en estos momentos.

Pero ¿En qué consistía dicha regla?

Recibía el nombre de «Obamacare» y prohibía de forma tajante cualquier tipo de discriminación por «motivos de sexo» contra los pacientes dentro de los servicios de atención médica. Y esta ley se creó después de analizar la situación que existe dentro de los hospitales, donde las tasas de discriminación son realmente escandalosas.

Las cifras hablan por sí solas: El Centro para el Progreso Americano (CAP) reveló que casi un tercio de los adultos transgénero (29%) declararon que un profesional de la salud se negó a tratarlos sólo por su identidad de género.

Donald Trump pretende erradicar la protección a la comunidad LGTB en este tipo de situaciones. Según la nueva disposición de la administración Trump esa discriminación sería legal de nuevo. De modo, que si eres una persona transexual y acabas de tener un accidente, tienes depresión o simplemente te encuentras mal, un médico tiene todo el derecho a negarte su atención.

Vemos aquí una vez más que bajo la administración Trump el odio y los prejuicios están muy por encima de la moral, la ética y los derechos humanos. Además, esto está totalmente amparado y protegido por la ley, de modo que si eres una persona transexual en Estados Unidos tu salud no importa y estás en una mayor situación de vulnerabilidad.

¿Sabías que las personas que pertenecen al colectivo LGTB tienen siete veces más probabilidades de no ir al médico para no ser discriminados? Y esto, en un momento como el de hoy, con una pandemia mortal que se está llevando miles de vidas por delante, resulta mucho más mortal y peligroso.

En palabras de Katie Keith, activista LGTB «Si la disposición se aprueba, estos cambios serán dañinos en el mejor de los casos. Son realmente crueles, sobre todo dentro de una pandemia global que afecta de forma desproporcionada a las comunidades más vulnerables».