¿Es infiel? 7 indicios de que tu novio te está engañando con otro(s)

La infidelidad es una de las experiencias más dolorosas que puede vivir un ser humano. Especialmente cuando está completamente enamorado. Muchas veces ese amor nos lleva a tratar de obviar, esconder o ignorar conscientemente la realidad para no sufrir. Escondemos la mirada sin darnos cuenta, buscamos justificaciones constantemente para descartar la infidelidad, para descartar la realidad.

Sin embargo, esconder la realidad nos puede llevar a sufrir más y a vivir una vida basada en una mentira. Pero, ¿cómo podemos detectar una infidelidad y una mentira cuando estamos enamorados?

A continuación te hablamos de algunos de los indicios más habituales. ¡Toma nota!

Indicios de que tu novio te está engañando con otro(s)

Ya no te busca o incluso te ignora

Desde hace un tiempo vienes notando una carencia de deseo. Al principio la achacaste a que estabáis pasando por un momento de transición, luego creíste que tú ocasionaste ese distanciamiento y por último, te has dado cuenta de que hagas lo que hagas, él te ignora y ya no te desea como antes.

Secretos, claves, tensión

Te preguntas si es algo normal dentro de una relación estable que los novios acaben distanciándose y das por hecho que es así. Sin embargo ese primer distanciamiento va seguido de ausencias constantes por su parte sin darte explicaciones y de un misterioso secretismo cada vez que usa su iPhone. Un día descubres por casualidad que ha puesto claves de acceso a todo y entonces te das cuenta de que evita dejarlo a tu alcance. ¡Se lleva el teléfono hasta para ir al baño! Querido, lector. Todos estos indicios sólo significan algo: Peligro.

Le has visto con un extraño en casa

Un día regresas del trabajo en un horario imprevisto y poco habitual porque te han dado el día libre de forma repentina. Cuando entras en casa descubres a tu novio en el salón con un chico que tiene cara de grindr y captas cierta tensión en el ambiente. Tu novio despide a ese amigo y ni siquiera te explica quién es. Presta atención: Aquí pasa algo extraño.

ETS que aparecen por arte de magia

Un día te enteras de que tu novio tiene la gonorrea y evidentemente tú sabes que no se la has transmitido tú porque no has practicado sexo con desconocidos o con alguien distinto a él. Qué extraño, ¿no? ¡De acuerdo! Tranquilízate. Piensa que al menos a ti no te lo ha pegado porque… ya sabes. ¡No tenéis sexo! Mira el lado bueno de las cosas en este supuesto.

En caso de que te haya contagiado una ETS, debes hablar con él y decidir si le darás una oportunidad o por el contrario abandonas la relación. Es importante que tomes una decisión al respecto, lo que está en juego, es tu propia salud. Si deseas continuar a su lado, al menos deberás asegurarte de que vuestros encuentros sexuales serán mínimamente seguros para ti.

Señales extrañas en la piel

Un día vas a besarle y descubres que en su cuello tiene un hematoma. Le quitas la camiseta y entonces descubres que tiene la espalda llena de arañazos en zonas bastante… sexuales, ya sabes. «¡Pero bueno!», sí lo sé, casi puedo oírte.

Aquí lo tienes, una señal de que tu novio invierte muy «bien» el tiempo a tus espaldas. Es hora de que habléis, aunque ten en cuenta que si te lo ha ocultado o incluso te ha mentido, no tienes motivos para volver a creer en su palabra. De tomar la decisión de volver a confiar en él, deberás hacer un esfuerzo interno importante.

Tus amigos ponen cara de circunstancia

Has salido con tu novio y tus amigos. Todos ellos se han dado cuenta de que tu novio se ha metido en el baño con el mismo chico varias veces seguidas. Tú sigues hablando de las vacaciones pasadas y esos souvenirs que aún tienes en el salón. De repente percibes como tus amigos te miran de una forma extraña. Intercambian miradas entre ellos de una forma extraña. Hay una mezcla de pena hacia a ti, incomodidad e impotencia. Si esto ocurre, ¡no lo pases por alto! Probablemente sepan cosas que tú no, pero no saben cómo decírtelas sin hacerte daño o sin romper tu relación. ¡Qué situación tan complicada!

Su mirada

Si estás enamorado de él de verdad, probablemente sepas mejor que nadie el significado de la forma en que mira. Lo sabes porque eres experto en ella y te has perdido en sus ojos demasiadas veces como para no conocerlos mejor que nadie. Por eso, este ejercicio puede ser especialmente doloroso y, te avisamos, que puede ser más hiriente que cualquier rumor o prueba que tengas. Su mirada, sí.

Sin embargo, hay veces en que no hay otra forma de conseguir una respuesta. De saber la verdad. Pregúntale si hay alguien más. Y mantén la mirada. Tú sabes mejor que nadie, qué se esconde en su forma de mirar. Sabrás si hay alguien más, si ha dejado de quererte, o incluso si no le importas tanto como creías.

Si te ves obligado a hacer esto, ¡mucho ánimo! Pero recuerda que tú puedes con esto, y con más. ¡El amor va y viene! Y saber la verdad es el mejor regalo que podrías recibir.

Últimos cortos gays
Lo que no sabías de...

The Stonewall

The Stonewall. Revista de Contenidos LGBTI en España.