Robin Morgan-Bentley es un escritor que está casado con su marido. Juntos han formado su propia familia teniendo un niño en 2020. Recientemente hizo una publicación desde su cuenta de Twitter enumerando los diez comentarios más ofensivos que ha recibido durante el primer año de paternidad.

Su tweet se ha hecho viral y refleja muy fielmente la realidad a la que deben enfrentarse los hombres gays que son papás y forman familias. Aquí está la enumeración que ha hecho Robin:

  1. ¿Hoy es día de chicos? Qué bien, ¿Donde está la madre del pequeño?
  2. Y entonces, ¿Cuál de vosotros dos es el verdadero padre del bebé?
  3. ¿Está involucrada la mamá en la vida de su hijo? Debe ser tan duro para ella…
  4. ¿Piensas que tu hijo se convertirá en gay cuando sea mayor?
  5. ¿No te preocupa todo lo que se está perdiendo al no consumir leche materna?
  6. ¿Qué haréis si su primera palabra es “mamá”?
  7. Es una pena que haya venido al mundo en 2020, ¿verdad?
  8. Lo lamento. Se va a perder tanto… ¡Imagina todas las expresiones faciales que se va a perder por culpa de las mascarillas!
  9. ¿Necesitas que te ayude?
  10. Si quieres puedo convertirme en su madre.

¡Increíble! Cualquier padre se sentiría humillado al recibir esa clase de afirmaciones. Lo más curioso de todo es que a menudo las reciben por parte de desconocidos. Sí, existen personas que se toman la libertad de decirte cómo debes criar a tu hijo, lo “no familia” que os considera, sólo por el simple hecho de que estás casado con otro hombre.

Imagina que estás con un hijo tuyo en el parque y de repente alguien viene a decirte que ella puede convertirse en la madre de tu hijo. ¿Serían este tipo de cosas normales dentro de una familia “normativa” y heteroparental? ¿Te imaginas a una mujer que se acerca a decirle a una familia “tradicional” que ella puede convertirse en la mamá de la familia? Suena verdaderamente cómido y surrealista. Pero sí. Esta es la realidad a la que en pleno 2021 se tienen que seguir enfrentando los papás y mamás que conforman familias homoparentales.

Al final toda esta clase de comentarios tienen algo en común y es la ausencia de respeto. Necesitamos que la diversidad dentro de la familia se respete.