Cuando echamos un vistazo al diccionario descubrimos cuál es la razón por la que seguimos luchando día a día. El Diccionario de la lengua castellana se atreve a definir la homosexualidad como sodomía. La Real Academia de la Lengua, no contenta con ello, añade que homosexual es sinónimo de pederasta y maricón.

Con estas sorprendentes definiciones se encontraron Ricardo Neira y Ángela Lara, profesores titulares del centro académico infantil de Talca en Chile. Inmediatamente decidieron compartirlo a través de Facebook.

Aunque en realidad, no fueron los profesores quienes advirtieron tal error, sino que fueron sus jóvenes alumnos justo en una clase de desarrollo personal. Estos diccionarios cayeron en las manos de los profesores el pasado año acompañados del programa académico cedido por el gobierno. Sin embargo, no saben si es el propio gobierno quien provee estos diccionarios o por el contrario la editorial.

Naturalmente, este suceso les generó cierta alerta porque ellos mismos son los responsables del nivel educativo que adquieran los más jóvenes, pero también de los valores morales que sean capaces de desarrollar. En palabras de Lara: «Es algo grave, porque nosotros también debemos educarlos en valores. Encontrarnos con algo así fue realmente negativo e incluso vergonzoso«.

Afortunadamente estos profesores se pusieron manos a la obra desde un primer momento y formalizaron una reclamación contra la Editorial Universitaria aunque hasta el día de hoy no han recibido ningún tipo de respuesta.

¿Qué explicación lógica podría haber detrás?

En realidad, este diccionario infantil fue creado por Rodolfo Oroz Scheibe (Premio Nacional de Literatura) hacia el año 1989 precisamente cuando la dictadura de Pinochet era una realidad. Durante este tiempo el colectivo LGTB sufrió persecuciones, torturas y una gran represión. Probablemente esa carga injustificada de discriminación y deshumanización estuviese propiciada por este contexto.

Afortunadamente, la Real Academia de la lengua Española (RAE) descubre la homosexualidad como una orientación erótica hacia personas del mismo sexo. Afortunadamente la pederastia y la homosexualidad se desvincularon hace ya años, aunque en realidad no fue hace muchos años. Desde que esta diferenciación se produjese sólo han transcurrido tres años porque se hizo en 2016.

Si alguna vez alguien pone en duda la importancia del Día del Orgullo Gay, recuérdale que sólo hace tres años se desvinculó de la pederastia.