Los floreados estampados han sido tendencia durante las últimas temporadas y parece que aún le queda larga vida con nosotros. No es extraño. Los estampados florales dentro de la moda masculina hoy son más poderosos que nunca.

Precisamente porque tienen la capacidad de representar la nueva masculinidad como un concepto mucho más amplio y perfecto. Además, las flores resultan especialmente interesantes porque tienen la capacidad de llevarnos al universo femenino.

Tradicionalmente las flores han estado asociadas a la mujer por lo que aplicarlas a las prendas masculinas resulta especialmente significativo. La moda del floral print puede encontrarse en todo tipo de prendas: Desde camisas estampadas, a pantalones, blazers o bañadores. También podemos encontrarla en la ropa interior o los complementos como las corbatas, las pajaritas o incluso los pañuelos de tela.

Pero, ¿cuándo es más recomendable utilizar el floral print?

Aunque podemos encontrarlo en todo tipo de variedades, los estampados florales están especialmente recomendados para los outfits más elegantes. Como por ejemplo, los trajes de boda o de celebraciones especiales. Su código de estilo resulta más formal y por lo general tiende al rococó aunque también puede encontrarse en su versión más minimalista, así como con patrones en diferentes tamaños.

El estampado floral ha sido considerado un recurso que feminiza al hombre y resalta su sensibilidad, aunque sin renunciar a los patrones masculinos. Este concepto nos resulta especialmente interesante: La ambigüedad, la fusión, el eclecticismo.

Y es que a través de la moda podemos expresar mensajes y valores realmente interesantes y valiosos en nuestra sociedad. Podemos reafirmar de alguna forma esa masculinidad saludable y esa orgullosa feminidad que los hombres, y especialmente los hombres gays, podemos tener.

En realidad, el floral print es un recurso donde prima el concepto de «más es más», algo que choca frontalmente con los principios minimalistas de las últimas temporadas. Es por eso, que resulta especialmente interesante aplicarlo también bajo preceptos minimalistas, sobre todo en entornos menos formales.

Para conseguirlo podemos reducir su uso a complementos específicos como por ejemplo corbatas, calcetines, pañuelos. También en los bañadores. Descubrirás que los estampados son muy versátiles y pueden combinarse muy bien en todo tipo de looks. Además, también resulta un recurso muy útil para resaltar los valores más retro y vintage. Especialmente de la década de los 70’s.