Han marcado la infancia y adolescencia de muchas personas alrededor de todo el mundo, pero dentro de poco podrían estar prohibidos dentro de Hungría. La semana pasada se dio a conocer que el país seguirá el ejemplo de Rusia y su ley anti propaganda LGBT, por lo que podría iniciarse una oleada de censura en todo tipo de contenidos que muestren un mínimo de tolerancia y respeto por la diversidad.

Ante este proyecto de ley totalmente abusivo y contrario a los derechos fundamentales, la unidad húngara de la empresa RTL, la principal proveedora de contenidos del país, ya se ha manifestado al respecto: “El proyecto de ley atenta gravemente contra la libertad de expresión, los derechos y las libertades básicas”.

Según la empresa esta nueva implementación prohibiría cualquier contenido que hable aunque sea de forma remota o vaga los temas LGBT en horarios de máxima audiencia. “Obras como Billy Elliott, Filadelfia, El diario de Bridget Jones, Friends, Harry Potter o Modern Family estarán prohibidos”.

A RTL se han sumado otras empresas del sector como HBO, para manifestarse en contra y señalar al proyecto como homófobo. Warner Media, propietaria de HBO también se manifestó al respecto: “Estamos totalmente en contra de cualquier forma de discriminación y homofobia. El poder de nuestras historias puede abrir nuestros ojos y ayudarnos a ver perspectivas diferentes”.