Una de las partes más atractivas de nuestro cuerpo es el culo. Un buen culo llama la atención, atrae y arranca miradas. Además, durante la práctica de relaciones sexuales tiene especial protagonismo. Por eso garantizar su buen estado resulta importante. Cuidar tu culo y ejercitarlo te reportará diferentes beneficios. No sólo estéticos. Además de mejorar tu apariencia física también favorece a tu estado de salud.

Y es que en los glúteos se encuentra el origen de la mayoría de los dolores de espalda. Además ejercitándolos, tus rodillas se ven compensadas y resulta más fácil sostener el peso corporal. Como resultado te ves mejor pero también te sientes mucho mejor. Y es que el culo es uno de los músculos más grandes que tenemos. Trabajarlo te ayudará a estilizar tu figura y con estos ejercicios podrás hacerlo super bien:

Extensión de cadera

Con este ejercicio lo que consigues es que tanto el glúteo como el abductor trabajen al unísono de forma directa. Es muy sencillo de realizar: te sientas en el suelo, colocas un punto de apoyo en tu espalda y elevas la cadera de arriba abajo. Es un ejercicio muy sencillo pero eficaz y puedes realizarlo también con carga de peso, situándola en la zona entre el abdomen y las piernas.

Sentadillas

La técnica es más compleja, precisa y requiere más esfuerzo por tu parte. Pero, aquí la buena noticia, trabajas muchos mas músculos además del glúteo: cuádriceps, espalda baja y alta fortaleciendo ligamentos y tendones. Aumentarás masa muscular en las piernas, y ganarás fuerza en los estabilizadores de los tobillos. El movimiento básico se inicia con la espalda totalmente erguida. Puedes realizarlo con peso o sin él. Si utilizas barra con discos apóyala en tus trapecios para multiplicar los efectos. A continuación, flexiona las rodillas hacia abajo manteniendo la espalda vertical tanto en la subida como en la bajada.

Peso muerto

Con este ejercicio ganas volumen y potencia en el glúteo, aunque trabajan muchos más músculos. Es uno de los ejercicios más completos. Para realizarlo es necesario que lo hagas con zapatillas de suela plana para evitar lesiones. Lo ideal es realizarlo con discos olímpicos.

El ejercicio es muy sencillo: el peso a elevar tiene que estar en el suelo, simplemente tienes que cogerlo y elevarlo como mucho hasta los pectorales. No te olvides de tener las piernas ligeramente abiertas para compensar tu propio peso y no tener lesiones en la espalda

Puedes realizar estos ejercicios en cuatro series de diez repeticiones cada uno. Tener un culo duro y bonito requiere de esfuerzo por lo que no te desanimes si eres algo impaciente y trata de practicar la constancia. Estos ejercicios resultan efectivos (siempre que los practiques con regularidad) y te proporcionarán resultados en pocas semanas.