Con tan sólo 37 años, Ben Carpenter de Reino Unido se ha convertido en padre de una familia y ¡qué bonita familia! En su caso la ley ha ido en sintonía con las necesidades de amor de los pequeños y del propio Ben y finalmente el tan ansiado sueño se ha convertido en una realidad.

“Siempre he sabido qué era lo que quería. No quería convertirme en un padre biológico porque pienso que un padre es algo más que eso”. Para Ben, siempre fue importante la adopción de niños con discapacidades físicas y mentales. “Son los más vulnerables y los que más necesitados están de un hogar lleno de amor”, declaró en una entrevista con Daily Mail.

La Asociación Británica de Adopción y Fomento ha revelado que más del 40% de los niños que esperan ser adoptados presentan algún tipo de discapacidad.

Su trayectoria como padre comenzó con Jack, su primer hijo que hoy tiene catorce años y que tiene autismo. Entonces Ben tan sólo tenía 21 años.

Más tarde llegó Rudy con necesidades complejas (hoy tiene 11 años). Sin embargo, al poco tiempo recibió una llamada de la agencia de adopción que le propuso adoptar a su hermana biológica sorda, llamada Lily.

Después de ella llegó Jordan de seis años y con síndrome de down. Pero la cosa no acabó ahí porque al poco tiempo se sumó Teddy, que sufría el síndrome de Cornelia de Lange, pero lamentablemente murió en 2019 por sepsis.

“Estaba destrozado. Me sentí culpable y no dejaba de preguntarme si hice todo lo que pude. Después de su fallecimiento me llamaron para preguntarme si adoptaría a otro niño. Tenía graves problemas cerebrales. Iba a decir que sí, pero el dolor por la muerte de Teddy no me lo permitió”.

Un año después, aún atravesando el duelo por la pérdida, Ben meditó acerca de ello y llegó a la conclusión de que ese niño, llamado Louis, también le necesitaba. Fue entonces cuando se convirtió en padre por sexta vez y llegó a casa el pequeño en silla de ruedas debido a sus problemas de salud.

“Durante toda mi vida deseé formar una gran familia. Hoy soy feliz de que todos mis hijos formen parte de ella y de que tengan tantos hermanos. Todos se apoyan mucho entre ellos y estoy muy orgulloso de haber creado un entorno tan feliz y sano para ellos“.