“Cuestión de fe” es el término que utiliza la Iglesia Católica para zanjar cualquier discusión sobre sus cimientos. Las normas morales y de vida que se desprenden de sus enseñanzas han cambiado poco desde que surgiera con fuerza esta religión.

En muchos casos, el fuerte contraste entre las palabras de amor al prójimo sin reservas, y el modo en que juzgan a gran parte de la población es cuanto menos extraño.

Los sectores más conservadores se han hecho fuertes siempre cargando contra la homosexualidad (y cualquier tipo de orientación que no sea puramente heterosexual), así como en contra de la libertad de las mujeres y en general, y específicamente de aquellas que no están casadas.

Sin embargo, si tenemos en cuenta las verdaderas palabras de Jesús según el propio discípulo Mateo (uno de los cuatro evangelios que contempla la Biblia), este no estaba en ningún caso en contra de los homosexuales.

“Nacieron desde el seno de su madre” La frase que debemos
interpretar correctamente

La frase concreta de “Hay eunucos que así nacieron desde el seno de su madre” (Mateo 19:10-12) ha podido ser interpretada erróneamente por la acepción que le damos a la palabra Eunuco en la actualidad, sin embargo, en la época en la que se redactaron las Sagradas Escrituras, eunuco significaba homosexual.

Cuando en las mismas escrituras, los discípulos conversan con Jesús sobre el divorcio, y este explica que no es correcto, también habla de aquellos hombres que no deberían casarse (por ser eunucos u homosexuales). Claro que si entendemos eunuco según el significado actual, y pensamos que se trata de hombres que no pueden tener relaciones sexuales ni hijos, podemos caer en el error de pensar que se refiere a eso. Sin embargo, tal y como lo expresa, siendo eunuco una persona homosexual, Jesús utilizaría ese término para hablar de los hombres que se sienten atraídos por otros hombres, y por tanto, no tendría sentido ninguno que se casasen con una mujer.

Jesucristo lo dijo claro: Los hombres homosexuales han nacido del seno de su madre y por lo tanto del seno de Dios. Esto quiere decir que han sido creados con el mismo amor que el resto de personas y seres vivos. Si crees en Dios, nunca dudes que Él te ama seas como seas.

Palabras de aceptación y de celebración de la vida y el amor

Jesús habla de las personas que han nacido homosexuales, no desde el odio o el desprecio, no hay juicios ni etiquetas de pecaminoso, al contrario. De sus palabras podemos entender la aceptación de una realidad, aunque minoritaria.

Esto tiene mucho más sentido, si estudiamos las escrituras y el origen de esta religión que aseguraba amar a los más desfavorecidos, que animaba a tratarnos como hermanos y a hacer el bien a los demás, que la vertiente actual que rechaza a parte de la comunidad por sus gustos y preferencias.

Como en muchas otras cuestiones, la interpretación que se hace de las Sagradas Escrituras es mucho más interesada y manipulada, para mantener el poder en manos de unos pocos, a través de la represión y el juicio contra el resto.