En más de una ocasión hemos hablado sobre la homosexualidad dentro del reino animal. Sin duda, las relaciones sexuales entre animales del mismo sexo derriban todos los argumentos de los grupúsculos ultraconservadores acerca de la orientación sexual. Por ejemplo, acaba con la idea (que aún mucha gente se empeña en defender) de que la homosexualidad es una conducta aprendida.

¡Error! Y si no que se lo pregunten a los leones que protagonizaron esta noticia internacional.

Ocurrió en el parque natural Masai Mara en Kenia. Casualmente el fotógrafo profesional Paul Goldstein se encontraba cerca de unos leones cuando dos de ellos (machos ambos) estaban manteniendo relaciones sexuales. Ante aquello el artista no dudó ni un segundo en inmortalizar la escena que inmediatamente se hizo viral.

Sin embargo no fue exactamente la práctica de relaciones sexuales entre ambos lo que despertó grandes polémicas sino más bien las declaraciones de Ezekial Mutua, responsable del Instituto de Clasificación de Películas de Kenia.

Este señor vio la actitud de los dos animales de lo más extraña y se negó a creer que se tratase de algo natural. En sus propias palabras: «Su conducta es extraña y creo que la única explicación que puede haber al respecto es que los animales han visto a parejas homosexuales con conductas impropias cuando han visitado el parque«.

Las declaraciones homófobas del ministro de cultura de Kenia

Su teoría es que los leones han aprendido la conducta homosexual al ver a hombres gays besándose dentro del parque. Sus palabras rápido incendiaron las redes sociales aunque no se contentó sólo con sus primeras declaraciones y decidió agregar nuevos comentarios al respecto.

Según Mutua (que por cierto es uno de los funcionarios más populares de Kenia y anti LGTB) los leones también pueden verse poseídos por «fuerzas demoníacas» pues claro, según él los demonios o poseen únicamente a las personas.

Este señor además de ocupar su actual cargo también gestiona el Ministerio de Deportes y Cultura y ha censurado constantemente cualquier tipo de película con contenidos homosexuales dentro del país. Según sus argumentos su objetivo siempre ha sido evitar que los niños pudiesen consumir «contenidos dañinos».