Afortunadamente hoy existen movimientos, manifestaciones, fundaciones y ONG que apoyan a la diversidad. Además, poco a poco (y a paso lento pero firme) son más comunes los apoyos por parte de la industria del entretenimiento. Existen buenos ejemplos como las películas, los spot publicitarios e incluso las series, y es aquí donde entra la serie mexicana “La Casa de las Flores”.

Esta es una serie bastante original y divertida de Netflix que muestra la historia de una familia con muchas complicaciones, secretos y dos personajes que representan a la comunidad LGBTI: Un chico homosexual y un trans interpretado por Paco León. Definitivamente es una serie que vale la pena ver.

Al igual que en muchísimos países, México no es la excepción en cuanto a los grupos de homófobos que atacan a la comunidad LGBTI; un movimiento anti gay organizado en México ha hecho popular en las redes sociales el hashtag #NoTeMetasConMiFamilia yendo no solo en contra de homosexuales, trans, lesbianas, familias homoparentales y bisexuales, sino también en contra de madres solteras, así como en contra de la identidad de género no binaria y la orientación sexual no heterosexual.

Utilizando las palabras de este hashtag, “La Casa de las Flores” ha lanzado recientemente una campaña con la diversión que caracteriza a esta serie, haciendo burla a los homófobos que utilizan este hashtag para atacar a la comunidad LGBTI; la campaña cuenta con una series posters bastante irónicos que no solo han invadido el famoso hashtag sino también las calles de México.

En la campaña podemos ver una foto con varios integrantes de la familia donde se incluye la frase: “A favor de la familia original y muy en contra de las imitaciones”, y allí es donde sobresale esta campaña, en hacer alusiones que aparentemente indican un apoyo a los conservadores dando un giro final a cada uno de estos posters.

En otro de los posters podemos ver a Cecilia Suarez, que interpreta a Paulina de la Mora con Paco León en su papel de María José Riquelme acompañado del texto: “Esto no es natural… obvio, estamos maquilladas”, recordándonos el final de la primera temporada cuando Paulina decide rehacer su familia con su hijo Bruno y con María José.

Otra de las imágenes muestra a Diego interpretado por Juan Pablo Medina, abrazando a Darío, interpretado por Julián Yazbek y junto a un texto que expresa “Esto no es un hombre… son dos”;

asimismo, otro post cuenta con la imagen de una de las drag queen del cabaret acompañado de un “Esto es un pecado… nos pusimos tacones y ni se ven”.

En esta campaña no solo vemos la sorpresa del público por los mensajes que muestran y la emoción de los fans, sino también el intento de la serie por ir borrando los estereotipos por la familia convencional y conservadora que aún son bastante fuertes en México y el mundo.