Las teorías de la conspiración ganan espacio y peligrosa credibilidad en la mente de muchos jóvenes (y no tan jóvenes). Y decimos peligrosamente, porque muchas de ellas son inciertas. Las teorías de la conspiración versan alrededor de diferentes temas, pero todas ellas comparten un horizonte común: Se basan en la creencia de que una mano negra y un grupo muy reducido de personas controla a la población mundial y lleva a cabo planes y estratagemas que nos afectan y de las que no somos conscientes.

Hoy nos vamos a centrar en una que toca literalmente al cometido de este rincón de la red: Los derechos humanos del colectivo LGBT. La eugenesia y la reducción de la población mundial cada día está más presente en este tipo de elucubraciones y teorías. En resumen, la teoría del Nuevo Orden Mundial dice que se busca reducir a la población mundial a partir de enfermedades provocadas, desastres naturales artificiales, y otro tipo de cosas. ¿El objetivo? Reducir el impacto medioambiental y garantizar que la estructura de poder prevalezca.

¿Sabías que en los últimos 20 años se ha multiplicado por cuatro la población y se espera que continúe creciendo exponencialmente? Esto, de hecho, ha hecho que salten las alarmas en la ONU desde donde se ha anunciado la existencia de planes para reducir la población en todo el mundo. Aquí un ejemplo de las corrientes de la conspiración:

Es un tema candente y que puede tener ciertas bases lógicas, pues la sobrepoblación es un problema científicamente documentado y veraz. Ahora bien, ¿qué tiene esto que ver con el colectivo LGBT?

La ultraderecha utiliza las teorías de la conspiración para sembrar homofobia

Cada vez son más las personas que se inclinan a dar cierta veracidad a este tipo de teorías, y tratan de correlacionar todo lo que está ocurriendo en nuestra sociedad y todos los cambios sociales que se están produciendo en la actualidad para obtener respuestas. Como podrás imaginar, la conquista de los derechos humanos fundamentales del colectivo LGBT, que precisamente es uno de los fenómenos más representativos en nuestra evolución histórica contemporánea, ha entrado en el ojo del huracán.

Ahora, muchos conservadores (incluyendo, escritores, teólogos, académicos, pero también gente de a pie), no dudan en correlacionar el Nuevo Orden Mundial con el reconocimiento de los derechos LGBT.

El precepto más extendido es que se está utilizando a la comunidad LGBT para “convertir” a los heterosexuales y cisgénero que existen en la tierra en homosexuales y transgénero. De este modo la especie no se reproducirá a un ritmo tan elevado. Sería algo así como una política subliminal del control de la natalidad. Como ya te explicamos en otro artículo, existen bases científicas que demuestran que la homosexualidad no se puede aprender, transmitir ni difundir como si de un virus se tratase (por mucho que a la derecha le gustase que sucediese).

El problema de todo esto, es que a la incultura (que hoy continúa existiendo masivamente) o los prejuicios heredados de un sistema conservador, ahora también se le suma el miedo. Por muy ridículo que te pueda parecer, hoy existen muchos jóvenes que creen que la visibilización de la comunidad LGBT está orquestada para acabar con la población mundial. Sí. Una afirmación tan ridícula (porque lo es y a continuación te explicamos por qué), está expandiéndose como la pólvora y está, una vez más, sembrando la homofobia en el puro desconocimiento.

Y es que, si bien Internet ha tenido la gran ventaja de unir a las personas y hacer más accesible y potente el intercambio de información (lo cual ha ayudado mucho al colectivo LGBT), también ha dado paso a la desinformación. Hoy contamos con tantísima información disponible y nos bombardean con tantísimos mensajes al día que es imposible prácticamente discernir qué es cierto y qué es mentira.

Lamentablemente, muchas personas (jóvenes especialmente, lo cual es bastante preocupante), están dando veracidad a estas teorías de la conspiración. En realidad, el problema no está en que crean o no este tipo de teorías, el problema surge cuando son utilizadas para reavivar los estigmas, la homofobia y generar un clima de miedo y odio hacia el colectivo LGBT.

Una gran parte de estos defensores de la teoría LGBT del Nuevo Orden Mundial, cree firmemente que el movimiento LGBT tiene el objetivo de obligar a los más jóvenes a ser LGBT. Piensan que deseamos imponernos como un agente de poder y control sobre la población heterosexual. Creen que queremos quitarles derechos por ser heterosexuales.

¡increíble pero esto está ocurriendo! Este clima de odio, incultura y desconocimiento está propiciando oleadas de violencia contra el colectivo. Está dando fuerza a la extrema derecha, que, como tantas veces a lo largo de la historia, se ha servido de la incultura y el desconocimiento de las masas para salir adelante.

A continuación, te explicamos por qué la comunidad LGBT no es nada de lo que estas teorías dicen, por qué su obtención de derechos no supone la pérdida de derechos de la comunidad heterosexual y cisgénero, o por qué su desarrollo y visibilización ayudan al planeta, a la sociedad y al equilibrio de la población mundial, lejos de mermarla.

Teoría de la conspiración LGBT sobre el Nuevo Orden Mundial

Las personas homosexuales y el colectivo LGBT en general, luchan por poder tener el derecho a formar sus propias familias

Si la comunidad LGBT fuese un producto diseñado por la “élite” para reducir la natalidad. ¿Por qué querrían entonces tener hijos y formar familias? Precisamente, una de las paradojas más acuciantes de los conservadores conspiranoicos es que se oponen frontalmente a la adopción, la inseminación en parejas lesbianas o la gestación subrogada gay. Pero al mismo tiempo dicen que la comunidad LGBT quiere destruir la natalidad.

Si eso fuese cierto, ¿por qué lucharían para alcanzar el derecho a formar familias?

Hay más de 15 millones de niños huérfanos en el mundo

Es una cifra escalofriante. Hay millones y millones de niños solos en el mundo que no tienen ningún tipo de amparo y se ven obligados a vivir privados del calor de una familia en hospicios y orfanatos. ¿Por qué la extrema derecha se empeña en prohibir la adopción igualitaria? ¿Por qué, al mismo tiempo afirma que la comunidad LGBT va en contra de los valores familiares? ¿Por qué se empeñan en decir que la homosexualidad es una enfermedad basada en el vicio y el sexo, pero al mismo tiempo se oponen a que los homosexuales se desarrollen personalmente en el ámbito familiar?

Hay tantísimas paradojas que, volvemos a repetir, son especialmente atractivas en contextos de desinformación e incultura. Cualquier persona que se pare a analizar detenidamente esta clase de teorías descubrirá que son totalmente inconexas y se desvinculan de la realidad. Porque la comunidad LGBT desea adoptar, desea rescatar a esos niños (muchos de ellos mueren en países del Tercer Mundo porque no permiten que miles de parejas LGBT les adopten). Es escalofriante, pero es una realidad, y también una prueba de cuánto desconocimiento hay sobre la lucha del colectivo y su importancia en la ruptura de desigualdades y la reinserción de poblaciones desahuciadas literalmente por un sistema económico caníbal y depredador.

La población está envejecida (muchos niños mueren en África porque no llega nadie que los pueda adoptar) y se prohíbe a las parejas homosexuales tener niños

La población en países desarrollados (España es un buen ejemplo de ello), está peligrosamente envejecida. Hoy la tercera edad supera con creces a la población joven, lo cual supone una vulnerabilidad en su sostenibilidad futura. Al mismo tiempo que esto ocurre, muchos niños mueren literalmente de SIDA (una enfermedad que se puede prevenir y evitar), de desnutrición, sed y todo tipo de enfermedades que cuentan con una cura.

¿Cómo es posible que una ideología que se define como “pro-vida” defienda la no adopción con las muertes masivas que esto significa en tantos puntos del mundo? ¿Cómo es posible que se acuse a la comunidad LGBT de querer reducir a la población y romper las tasas de natalidad cuando precisamente reclama el derecho a la adopción y la procreación a partir de métodos artificiales?

La comunidad LGBT está emparentada con el movimiento ecologista

Una de las principales luchas de la comunidad LGBT se basa en la reivindicación de la feminidad, el empoderamiento de la mujer. ¿Sabías que el 90% de homicidios que se producen en el mundo son perpetrados por hombres? ¿Sabias que el 80% de las víctimas de homicidio son hombres? Hemos crecido en un mundo donde la guerra, desde su origen, ha estado dirigida y protagonizada por hombres. De hecho, la guerra fue inventada por los hombres. En el pasado, mientras los hombres iban a la guerra, las mujeres cuidaban a los enfermos o simplemente sufrían las consecuencias de los desastres.

¿Cuántas guerras han estado protagonizadas por mujeres? En realidad, ninguna. Ellas han participado, pero no de forma activa. A menudo han sido tratadas como recompensas en la tierra vencida, como obsequios, han sido objeto de violaciones sistemáticas y abusos por parte de los ejércitos y al mismo tiempo han sido enfermeras de los muertos que la ambición masculina ha ido dejando por el camino. La guerra es un buen ejemplo y un buen símbolo de lo que ocurre en la sociedad. En esta sociedad sigue prevaleciendo la masculinidad tóxica, la figura del hombre que domina, controla y abusa de su poder.

Esto no quiere decir, por supuesto, que el hombre sea malo por el hecho de ser hombre. En realidad, sólo se ha convertido en el máximo exponente de una ideología. La ideología conservadora que refleja la violencia no sólo en forma de guerras, sino también en forma de leyes, usos sociales y costumbres.

Los prejuicios de homofobia, machismo y transfobia provienen de esa ideología conservadora y han girado en torno a la violencia, la dominación, el abuso. En ese sentido, necesitamos un mundo donde la mujer esté presente. Donde la mujer ocupe su lugar de poder. Donde la mujer se equipare al hombre. Donde la mujer recupere los derechos que le han sido arrebatados durante tanto tiempo.

Necesitamos un mundo donde la presencia femenina y todo lo que va con ella (la paz o la tolerancia) empiecen a campar por el mundo, porque ya va siendo hora. Necesitamos que la mujer se ponga al mismo nivel que el hombre porque de ese modo, alcanzaremos un mundo igualitario.

Esta lucha es adaptable a muchos niveles:

  • La fuerza femenina como una forma de escuchar a la madre naturaleza: El modelo económico y de consumo que hemos seguido hasta ahora no es más que un reflejo del patriarcado, del poder masculino. Es un reflejo de sus rasgos: Competitividad salvaje, dominación, depredación, un mundo en donde el éxito o la consecución de unos objetivos justifican la práctica de violencia. Sin embargo, vemos como está resurgiendo la conciencia por el medio ambiente. Y es que, la madre naturaleza, al igual que la mujer, o las minorías raciales o LGBT, ha sido abusada, silenciada, ignorada y explotada durante mucho tiempo. Y es hoy que, al igual que está ocurriendo con la mujer y el feminismo, comienza a ganar visibilidad, a ser escuchada.
  • La causa feminista como un objetivo hacia la igualdad de todo tipo de personas: Feminismo es sinónimo de igualdad. Esto incluye al colectivo LGBT. Cuando exista equiparación de géneros, existirá la equiparación racial, por orientación sexual, orientación de género o de otros tipos. La sociedad necesita integrar valores como el respeto o la ética del cuidado.
  • El ideario feminista para eliminar el patriarcado y con él los abusos de poder: La dominación y el abuso han determinado la trayectoria histórica de nuestra especie. Eliminar este tipo de estructuras de comportamiento y organización, posibilitará la integración, la paz, el cuidado del medio ambiente, y el respeto a la diversidad.
  • El feminismo como un reconocimiento de derechos universales: Si la mujer obtuviese la igualdad real, ¿Qué crees que pasaría? Como especie aprenderíamos una importante lección: En este mundo no hay sitio para el abuso o la discriminación. Con el empoderamiento de la mujer (como símbolo de todas las minorías silenciadas), aparecería la ecuanimidad y la tolerancia y el respeto a todos los niveles.

La importancia del feminismo y el ideario LGBT son piezas claves para devolver la paz a nuestro planeta (a partir de una visión menos agresiva y depredadora) y a nuestros congéneres (a partir de una mayor tolerancia). ¡Nuestra ideología busca precisamente proteger al ser humano y al planeta! Todo lo contrario a lo que afirman las teorías e la conspiración.

La comunidad LGBT persigue la reducción de la mortalidad por suicidio

El suicidio es la primera causa de mortalidad entre la población joven, superando a los accidentes de tráfico. ¿Sabías que un 24% de las muertes de jóvenes LGBT son debidas al suicidio? Una escalofriante suma de jóvenes se están marchando de este mundo porque sienten que no hay sitio para ellos. Son cifras escandalosas y que se traducen en cientos de miles o sino millones de muertes prematuras. ¿Es esta la realidad social que quieren implantar y fortalecer las corrientes provida y conservadoras? La comunidad LGBT apuesta por la vida, por la salud.

Las personas LGBT no pretenden restar derechos a las personas heterosexuales

Cuando hablamos del colectivo LGBT hablamos de hijos de heterosexuales, madres o padres de heterosexuales, hermanos de heterosexuales, amigos de heterosexuales. Sería estúpido pensar que quieran restarle derechos a la población heterosexual. Tan sólo luchan para que sus padres, hermanos, amigos y conocidos heterosexuales les respeten, les quieran y les acepten. El movimiento LGBT lucha por la armonía, por el respeto, el amor y la aceptación universales. No quieren, como señalan las teorías de la conspiración homófobas, quitarle derechos al tan señalado hombre blanco heterosexual. Simplemente quieren poseer los mismos que él ha poseído a lo largo de la historia. Tan sólo se trata de algo tan sencillo como la igualdad.