Las cámaras de seguridad de El Andén, el pub al que fue Samuel Luiz con sus amigos, así como las que hay instaladas en el paseo marítimo de A Coruña, muestran lo mismo. Todo coincide con las declaraciones dadas por las amigas de Samuel, el incidente no se produjo hasta que giraron el teléfono durante la videollamada con Vanesa, la novia de Lina.

Diferentes fuentes policiales que han visto las grabaciones afirman que fue “una jauría humana pateando a un chaval a lo largo de más de 150 metros en plena calle. Allí el chico se desplomó y cayó al suelo, pero entonces se ensañaron. Entre seis y diez personas continuaron pateándole“.

Por el momento la policía ha tomado declaración a 15 testigos directos que señalan que el agresor iba borracho. Después del primer puñetazo varios amigos suyos “salieron del local y buscaron a Samuel que ya estaba algo conmocionado”.

El chico trató de escapar en varias ocasiones, se cae y levanta hasta en tres ocasiones, logra cruzar la calle pero le vuelven a alcanzar y le siguen pateando. Hay mucha gente, chicos y chicas. Ellas no agreden pero animan a quienes lo hacen hasta que llegan al número 2 de la Avenida de Buenos Aires donde el joven se desploma definitivamente”, declaran fuentes cercanas a la investigación.