Lewis Hamilton luce un casco arcoíris en el GP de Catar para reivindicar la lucha por los derechos LGBT

Hace apenas una semana las primeras prácticas del Gran Premio de Catar dieron paso a uno de los torneos más esperados del mundo F1. El caso de Lewis Hamilton con los colores de la bandera LGBTIQA llamaron especialmente la atención de los seguidores del encuentro. 

El piloto británico de 36 años copó los medios de todo el mundo tras su particular reivindicación silenciosa sobre los derechos de la comunidad LGBT. Un hecho especialmente significativo, especialmente si tenemos en cuenta que el país que acogerá el Mundial de Fútbol dentro de un año, es de hecho uno de los más homófobos, tránsfobos y discriminatorios que existen en la actualidad.

“Creo que según van a estos lugares los deportes, tienen el deber de crear conciencia sobre esos problemas (…) Estos países necesitan un escrutinio y es necesario que los medios de comunicación hablen sobre estas cosas. La igualdad de derechos es un problema grave”, sentenció Lewis Hamilton, el icono de Fórmula 1 y siete veces campeón mundial. 

“Soy consciente de que en este lugar están tratando de dar pasos y no pueden cambiar de la noche a la mañana. Escuché que hay cosas como una nueva reforma con el sistema de Kafala [acogimiento legal de un niño o niña por una persona distinta de sus padres biológicos] que se implementó hace un par de años, pero aún queda un largo camino por recorrer. Simplemente creo que cuando lo hagamos, si vamos a venir a estos lugares, tendremos que elevar el perfil de la situación” añadió con sinceridad en la rueda de prensa.

The Stonewall

The Stonewall. Revista de Contenidos LGBTI en España.