Existen muchos tipos de pene. El miembro viril es una de las cosas más divertidas y atractivas en el sexo para los hombres gays. Y es que si pensabas que la variedad solo estaba en las formas de llamarlo, estás equivocado.

Es verdad que como decía la canción, “tiene nombres mil, el miembro viril” pene, picha, rabo, pinga… Pero hoy nos vamos a centrar en los tipos de pene con los que nos podemos encontrar. 

Podríamos hacer diferentes clasificaciones en este aspecto, por grosor, por tamaño, por forma… pero vamos a hacer una lista con los 10 tipos de pene más comunes.

Tipos de pene que ya has visto

El caballero

Presenta una forma delgada y larga, de ahí su nombre pues podría asemejarse a la espada de un caballero. El caballero se caracteriza por tener una gran armonía en proporciones y tener unas dimensiones equilibradas en toda su estructura, desde la base a la cabeza.

El plátano

¿Adivinas de dónde viene su nombre? Este tipo de pene presenta una forma ligeramente curvada hacia arriba y también presenta una estructura ligeramente irregular pues es más fina en la punta que en la base. Es bastante habitual encontrar este tipo de penes. ¿Sabías que los que tienen esta forma tienen más capacidad para generar placer porque estimulan mucho más el punto G y genera unos orgasmos más intensos?

El capitán garfio

Como podrás intuir nuestro capitán garfio cuenta con una curvatura también en su estructura, aunque en este caso esa curvatura es en sentido contrario (sí claro, imitando la forma de un garfio). Precisamente la orientación de su curvatura puede hacer que la penetración se convierta en un juego acrobático y súper exótico. Sin duda si te apetece explorar nuevas posiciones y formas de estimular tus zonas erógenas, el capitán garfio es una de las opciones más divertidas.

Botella

Presenta una punta fina que se va ensanchando a medida que se aproxima la base. Esto lo convierte en un buen pene para practicar la dilatación y experimentar un placer de lo más intenso. También se le conoce como «Torre Eiffel» y sí, es uno de los más intensos que puedas encontrar, sobre todo en tus primeras prácticas sexuales como pasivo.

Burrito

El burrito es un pene compacto de grandes dimensiones y sobre todo bastante robusto. Si eres de aquellos que aman los sub urbanos y en general las cosas grandes sin duda el burrito es el perfecto para ti. Si por algo se caracteriza es por su grosor y tamaño siendo capaz de rellenar cualquier cosa que se ponga a su alcance. Lo más común es que en un primer golpe de vista siempre genere la misma pregunta: «¿Cómo puedo meterme todo esto en la boca?». Sin embargo, si lo haces de forma gradual y a base de pequeños mordiscos al final siempre conseguirás engullirlo completo y superar el reto. Por supuesto, debes tener cuidado a la hora de hacerlo pues puede desencajar tu mandíbula si lo haces a lo loco.

PInocho

En un primer golpe de vista pensarás «qué pequeño». Pero… ¡No te confíes! Si por algo se caracteriza este tipo de pene es por contar mentiras y por sorprenderte cuando menos te lo esperas. Y es que en cuestión de segundos pasa de ser pequeño a convertirse en un gran miembro, algo que no está mal y que te motivará a seguir jugando con él para ver cómo sigue creciendo.

El friolero

Se caracteriza por poseer un voluminoso prepucio bajo el que se esconde cuando está descansando. Sin embargo, cuando percibe algo de cariño y calor se muestra en todo su esplendor y te deja boquiabierto. Por supuesto, el friolero cuenta con una versión alternativa y mucho más exhibicionista. Al no tener prepucio siempre va destapado y mostrando su cabeza sin miedo.

El señor de los anillos

¿Recuerdas la peli de El señor de los anillos? Seguro que sí. Este pene está inspirado en su argumento y es que nunca sale de casa sin sus valiosas joyas. Su particular anillo hace que aguante más tiempo batallando por lo que podríamos decir que es el más rebelde de todos. ¿Lo has visto ya?

El perezoso

El perezoso se caracteriza por engañar a la vista y crear falsas expectativas. Cuando se encuentra en reposo lo ves grande y piensas… «cuando se endurezca debe ser enorme». Sin embargo, cuando es presa de la erección te das cuenta de que su tamaño es muy similar y eso te deja algo frustrado. También hará que te preguntes si es que no está erecto del todo porque no le excitas, aunque no te preocupes. El pene perezoso puede estar totalmente erecto aunque no lo parezca.

La seta

Seguro que sabes de qué pene te hablo porque es súper característico. El pene seta tiene la forma de una seta u hongo. Su cabeza es considerablemente grande y ancha, mucho más que el resto del cuerpo. Por supuesto, cuando practiques anal con un pene de este tipo deberás usar una buena cantidad de lubricante porque puede suponer todo un reto.

¿Crees que falta alguno? o ¿te has encontrado con alguno diferente a estos?