Hace unas pocos años la depilación láser estaba solamente ligada al sexo femenino, pero ahora eso ha cambiado y mucho. Después de que se considerara una tendencia femenina, fueron los hombres gays los que se subieron al carro de la depilación. No solo pro estética, sino también por higiene. Era algo visto como gay, y, por tanto, si un hombre heterosexual lo hacía, podría sufrir burlas ridículas de todo tipo. Pero los tiempos cambiaron y siguen cambiando a favor de la tolerancia y dejando los prejuicios a un lado.

Ahora mismo, las primeras personas que optan por una depilación láser son casualmente hombres heterosexuales de unos 50 años. Puede sorprender, precisamente porque estos eran los más reacios a esta clase de prácticas antes, pero no ahora. Suelen ser personas recién separadas que quieren un cambio de vida y de imagen, así que optan por la depilación láser.

El segundo grupo de la lista sí son los gays, que llevan haciéndolo bastante tiempo. Aunque es cierto que muchos prefieren el pelo, tanto en ellos mismos como en sus parejas. Pero normalmente, se prefiere el cuerpo sin pelo por varias razones. Una de ellas es la estética, ya que permite que los músculos puedan verse mejor. La otra es el tacto, ya que muchos hombres prefieren una piel lisa, que nada se interponga entre ambas pieles. Por eso, muchos son los que eligen la depilación láser, para acabar definitivamente con la tarea; muchas veces cansada, de dejar el cuerpo libre de pelo cada mes o menos.

Los motivos de elegir la depilación láser

Hay varios motivos por los que se escoge la depilación como hemos visto y uno de ellos es la higiene. Ya que, sin pelo el sudor se acumula mucho menos y por lo tanto las bacterias también. De este modo se favorece a quitar el sudor de una manera mucho más sencilla y rápida. 

Otra de las razones preferidas por las personas que lo eligen es la del deporte. Sin pelo, en deportes como la natación, se favorece a la velocidad y la fluidez en el agua, evitando que el pelo frene cada brazada. Pero no solo en el agua, en cualquier deporte en el que se requiera velocidad, el pelo puede ser el e enemigo. Así que con su eliminación se favorece a incrementar la rapidez y la resistencia en el cuerpo de un atleta. 

Por estética es sin duda la razón más demandada. Ya que sin pelo se gana en definición de músculos. Pero no solo eso, también se usa para poner freno a las canas. EN un cuerpo con el pelo blanco es mucho más compleja la eliminación porque el láser no reconocer el color blanco. Por ello, muchos hombres eligen hacerse la depilación antes de que las canas hagan su definitiva aparición.

Zonas más escogidas para la depilación

Sin lugar a dudas son tres las zonas más escogidas a la hora de una depilación definitiva. Estas tres zonas son la espalda, los hombros y el pecho, y las razones son muy similares; la antiestética de estas zonas a la hora de dejar crecer el pelo.

Hay otras zonas que también son elegidas pero que son mucho menos frecuentes como la cara. Sin duda es una opción poco escogida porque la barba ya no podrá ser una opción en el futuro. Suelen escogerla personas con barbas muy pobladas y que tienen que estar afeitándose cada poco tiempo. Cansados de esto suelen optar por el láser para tener siempre el rostro libre y suave.

Otra de las zonas que los hombres prefieren que no les vuelva a salir el pelo, es la zona genital y anal, también llamada perianal. Del mismo modo que antes, puede no ser una zona estética donde lucir pelo, además de ser cansado de depilar cada cierto tiempo.

Por ello, cada vez son más los hombres que prefieren eliminar definitivamente el pelo de la zona. Está demostrado que esto favorece a una mayor satisfacción sexual, ya que deja la zona libre para un contacto mejor piel con piel. Por supuesto, también favorece a la higiene, por lo que la gente se preocupa menos por alguna infección que pueda coger. 

Por supuesto también favorece a la autoestima, esta zona como cualquiera nombrada anteriormente. Por eso, son cada vez más los hombres que prefiere el láser antes que estar con la máquina del pelo. Actualmente ya no es un estigma social y se usa tanto en mujeres, como hombres heterosexuales o gays. Es una clara victoria en contra de los prejuicios, y solo queda esperar si esta tendencia seguirá en laza, o la moda cambie y empecemos a ver a hombres con mucho bello como en décadas anteriores, quién sabe.