«Los niños también pueden ser princesas». Es el título de una sesión fotográfica que ha dado mucho de qué hablar en la red. Su creadora Kitty Wolf cuenta el origen de este proyecto tan interesante:

‘Me gustaba hacer fiestas temáticas de princesas. En ellas yo me vestía de un personaje de princesa y hacía visitas a los niños el día de su cumpleaños. Un día visité a un niño muy adorable que era fan de Frozen, tanto, que iba vestido como su protagonista. Estaba entusiasmado con la idea de tener una verdadera princesa como invitada en su fiesta y logramos pasarlo muy bien. Él, yo y sus amigas invitadas’.

Sin embargo, la verdad es que el origen del proyecto estuvo en una experiencia menos agradable que la narrada. Kitty cuenta que hizo una actuación para preescolar. Allí pudo escuchar a dos niñas enfadadas recriminándole a su compañero de clase que estaba fingiendo ser una princesa.

‘Percibí que aquellos comentarios le hirieron. Yo hablé con ellas y les expliqué que todos podemos ser lo que queramos ser cuando jugamos y todos continuaron disfrutando de la fiesta. Sin embargo, esa interacción se quedó grabada en mí durante mucho tiempo.’

Todo cambió definitivamente cuando pudo ver el famoso anuncio de Gillette que habla sobre la masculinidad tóxica y automáticamente le llegó la inspiración.

‘Como empresa, tengo un público bastante amplio, y quería aprovecharlo para mandar un mensaje útil e importante. Entonces lo vi claro: «Los niños como princesas». Además trabajo junto a un equipo de princesas profesionales, y con algunas habilidades para retoque fotográfico junto con una cantidad considerable de fans en Facebook así que me lancé a la piscina’.

Como podrás imaginar, no todas las repercusiones de este proyecto fueron positivas. Aún a día de hoy sigue existiendo mucha homofobia en la sociedad. Ella misma lo declaró: ‘Desafortunadamente este proyecto ha ofendido a muchas personas por razones muy diversas. Me han llamado todo tipo de cosas horribles, me han culpado incluso de la destrucción de la sociedad e incluso he recibido amenazas y mucho odio de muchas personas’.

Es por ello que considera estas reacciones como una prueba fehaciente de la cantidad de cosas que tenemos que cambiar y cuánto se necesitaba en realidad este proyecto.

Por supuesto, también recibió una respuesta muy positiva por parte de muchas personas y en general mensajes de apoyo.

‘En la sección de comentarios he visto muchas respuestas de personas que apoyan a estos niños y sus padres, así como a todos aquellos a los que les gustan las princesas… Sin embargo, los más conmovedores fueron los de aquellas personas que desearían que este proyecto hubiese existido cuando eran jóvenes. En su pasado muchas personas se sintieron solas y eso es triste‘.

Sus imágenes tuvieron tal repercusión que fue entrevistada en la famosa revista ‘Parents’ y es que su proyecto se había convertido en todo un fenómeno viral. A nosotros desde luego nos ha encantado y apoyamos a estos niños que disfrutan vistiéndose con ropa de princesa.