Pete Buttigieg ha decidido abandonar su campaña a las elecciones presidenciales de EEUU 2020. El motivo principal de su partida ha sido su incapacidad para persuadir a la comunidad negra. Se trata de una noticia bastante triste aunque lo cierto es que en cualquier caso Buttigieg ya ha conseguido colarse en la historia siendo el primer candidato a la presidencia de EEUU abiertamente homosexual.

Sin embargo, hay una buena noticia. Pete no ha abandonado del todo su andadura hacia la presidencia pues ha comunicado que cederá su apoyo a su rival Joe Biden. Esta repentina unión parece ser bidireccional pues Biden también ha declarado que si se convierte en el nuevo presidente de Estados Unidos habrá un lugar para él dentro de su gabinete.

Además de Buttigieg, Amy Klobuchar también se ha retirado por lo que Biden es el único candidato centrista que queda en la zona demócrata. Por lo visto, Pete Buttigieg no ha abandonado sus objetivos y parece que está actuando de forma táctica pues en caso de que Joe Biden gane finalmente las elecciones, ambos han declarado que se unirán en un gobierno conjunto. En palabras del candidato:

“Hablé con Pete Buttigieg hace un par de días para animarle a que continúe comprometiéndose ya que posee un enorme talento”, afirmó a KHOU 11 News. “Además, le comenté que si llegaba a ser el nominado le pediría que formase parte de la administración y se encargase de hacer que las cosas evolucionen”.

Por su parte Buttigieg también ha roto su silencio: “Deseo que sepáis que me he sentido muy afortunado de conocer al vicepresidente Biden. Posee una gracia, una bondad y una empatía extraordinarias […] Me gustaría contar con un presidente que logre sacar lo mejor de cada uno de nosotros. Hemos encontrado a ese líder, Joe Biden”.

Por lo visto, ambos han sentido una conexión especial al conocerse. En palabras del posible candidato, Buttigieg le recuerda a su difunto hijo, que murió de cáncer cerebral. “Me recuerda a mi hijo Beau. Puede que no parezca tan especial lo que digo, pero quien me conozca sabrá que es el mayor cumplido que yo jamás podría decir a un hombre o mujer.