Nick Popadich es profesor y padre de dos hijos. Siente pasión por el mundo de maquillaje y trabaja en el instituto de Grand Blanc en Michigan. Durante la celebración del Mes del Orgullo una ciudadana aprovechó para señalarle como un mal ejemplo para los niños.

Lo hizo a través de redes sociales, en un grupo de Facebook llamado “Residentes de Grand Blanc sin censura”. Compartió fotos del look arco iris de Nick y escribió: “¿De verdad este hombre puede enseñar en el instituto de Grand Blanc? Esto no es aceptable para unos niños fácilmente influenciables”.

Aunque el profesor no llegó a ver la publicación personalmente declaró que recibió muchos mensajes de padres y estudiantes avisándoles de que alguien le estaba atacando en redes sociales. Afortunadamente los ciudadanos de la localidad salieron en su defensa. Uno de ellos le dijo “Esa es una forma de decir que eres homófoba sin decirlo”.

Una de las antiguas alumnas de Nick escribió una publicación algo más extensa: “Vivimos en una época en donde la expresión y el amor a uno mismo no siempre son aplaudidos. Un mundo en el que la opresión y los prejuicios siempre han llevado la delantera. Es muy importante que recordemos al mundo y a nuestros jóvenes que ser diferente es algo bonito. Está bien ser tú. Nick Popadich ha tenido una gran influencia positiva para muchos de sus ex alumnos, incluida yo misma. Estaré eternamente agradecida por haber aprendido tanto de él. La publicación anterior, ahora borrada, representa la fealdad que lamentablemente aún existe en el mundo. Pero el amor y el apoyo ha servido como un recordatorio del difícil trabajo que se está haciendo y de la dirección que estamos tomando. Nick representa la individualidad, el amor propio, la diversidad y la singularidad. Sigue construyendo un espacio seguro y siendo una persona segura para todos los estudiantes. Creo que es importante destacar y dar reconocimiento a quien lo merece.”.

Por su parte, el profesor declaró que utilizaba el maquillaje como un medio de expresión pero también como un modelo a seguir para los niños queer. “Los profesores deben representar a todos los alumnos. Tenemos muchas personas normativas, también necesitamos a otras para los niños menos “normativos” y ser un modelo para aquellos que se sienten diferentes o se expresan de forma diferente”.