¿Qué ocurrió con Jim Hutton tras la muerte de Freddie Mercury?

El rey del rock pasó los últimos días de su vida junto a Jim Hutton, el amor de su vida. Fue el peluquero irlandés el que estuvo a su lado en el dormitorio de su casa el 24 de noviembre de 1991 que nos dejó, tan sólo 4 años después de que le detectasen sida.

Cuando Freddie recibió la trágica noticia tomó una decisión: Dejar a Hutton. Sin embargo, su novio no se lo puso fácil: “No me voy a ir a ningún sitio. Yo te quiero, Freddie”, fue todo lo que éste contestó cuando decidió permanecer a su lado de forma incondicional.

Ambos decidieron trasladarse a Garden Lodge, la casa que compraron en Kensington, Londres. Fue allí donde se hicieron las últimas fotografías del artista en las que se le podía ver con una camisa hawaiana considerablemente débil, y tristemente irreconocible.

Hutton en el testamento de Freddie

Cuando Freddie falleció, Hutton se vio obligado a abandonar el hogar que había sido dejado a Mary Austin junto a la mitad de su patrimonio. El cantante se casó con ella pero nunca fue capaz de amarla y el matrimonio se rompió en 1976 cuando le confesó que era homosexual.

No obstante, no olvidó a Hutton en su testamento. Le legó 500.000 libras y un terreno en Irlanda a donde el peluquero decidió marcharse tras su muerte. Allí construyó su casa y pasó el resto de su vida hasta que en 2010 perdió la vida a los 61 años víctima de un cáncer de pulmón. La presidenta del Club de Fans Internacional de Queen, Jack Gunn lo hizo público con gran pesar:

«Tengo que comunicaros con gran tristeza que el querido Jim Hutton ha muerto. Murió en su casa de Irlanda. Era un hombre encantador y divertido al que Freddie quiso mucho, así que esperemos que haya otra vida más allá y que él y Freddie se hayan reunido. ¡Sería una fiesta increíble! Mis pensamientos están con su familia y amigos. Descansa en paz, mi amigo». 

Jim Hutton también fue diagnosticado de VIH

¿Sabías que Jim Hutton también recibió el mismo diagnóstico que Freddie? Él recibió la noticia hacia el año 1990 y decidió ocultárselo al cantante aunque finalmente decidió sincerarse con él a finales del año 1991, poco tiempo antes de que falleciese. La diferencia entre ambos fue una cuestión de tiempo: Tan sólo 4 años de diferencia entre ambos diagnósticos pasó de significar muerte a significar vida.

«Si hubiese contraído la enfermedad solo un poco después, Freddie todavía estaría con nosotros, estoy seguro», declaró el guitarrista de Queen hace poco.

La vida Jim Hutton después de Freddie Mercury

Después de la muerte del cantante, Jim Hutton sobrevivió 18 años sin él, algo que no fue nada fácil. El peluquero decidió canalizar su sensación de pena y vacío a través de un libro en el que hablaba sobre su relación. Se lanzó hacia el año 1994 y fue a presentarlo a un canal de televisión:

«Decidí escribirlo para mi propio beneficio, por una razón psicológica, para de alguna forma aliviar el dolor de que perdí a Freddie. Una vez le pregunté por qué de todas las personas del mundo que podía haber tenido me había elegido a mí para pasar los últimos momentos de su vida. Me miró y me dijo: ‘Luchaste por mí, me ganaste’. Freddie fue el mayor amor de mi vida y sé que nunca volveré a amar así», confesó entristecido.

Su bonita historia de amor

Mantuvieron una relación que se extendió durante seis años en total. Aunque comenzó formalmente hacia 1986, ambos ya se habían conocido en un bar de Londres algún tiempo antes.

Hutton se encontraba aquella noche con su entonces novio en un local. “John Alexander, mi novio por aquel entonces, fue al cuarto de baño y un tipo aprovechó para coquetear conmigo. Yo tenía 34 años y él, un poco más. Estaba vestido informalmente con jeans y un chaleco blanco y, como yo, llevaba bigote. Era delgado y no el tipo de hombre que yo encontraba atractivo. Prefería los hombres más grandes y toscos. ‘Te invito a tomar una copa’, me dijo. Yo tenía mi cerveza casi llena y contesté: ‘No, gracias’. Después me preguntó qué estaba haciendo esa noche. ‘Sería mejor que se lo preguntaras a mi novio’, le dije”.

Según relató en su libro, cuando su novio regresó del baño le contó lo ocurrido: «Le señalé quién había sido y me dijo: ‘¡Ese es Freddie Mercury!’. Algo que para mí no significó nada porque nunca estuve a la última en música y no había oído hablar de Queen. John, por su parte, se sintió halagado por el hecho de que un cantante famoso se hubiera interesado en su chico».

Desde aquel primer encuentro tuvieron que transcurrir seis meses para que volvieran a coincidir accidentalmente en un restaurante y dos años más para que volviesen a verse en un club de Londres. Para el año 1986 Hutton volvía a ser soltero así que aceptó la propuesta del músico para salir a tomar algo. Así fue como empezó todo. 

Ambos se casaron aunque claro, fue una ceremonia informal (en aquellos momentos el matrimonio igualitario no era una realidad) tras la cual decidieron marcharse a Japón a modo de luna de miel. Desde aquel día llevaron anillos para simbolizar su unión.

Últimos cortos gays
Lo que no sabías de...

The Stonewall

The Stonewall. Revista de Contenidos LGBTI en España.