Estamos viviendo una crisis sanitaria ante el coronavirus y está afectando a todo el mundo, bueno, a casi todo. Lo cierto es que el coronavirus no ha afectado a los países árabes y esto es algo que el rabino Meir Mazuz no ha pasado por alto. De hecho, lo ha aprovechado para lanzar un ridículo mensaje contra los homosexuales, algo que por otro lado ha despertado las risas de más de uno.

Y es que, no te lo pierdas, según este señor, los estados árabes se han salvado del famoso virus porque “no tienen una inclinación hacia el mal“, y sí. Si lo estabas dudando, se refiere a la “inclinación” que tienen los homosexuales. En realidad no nos asombra lo más mínimo pues este tipo de personas homófobas radicales aprovechan la mínima oportunidad para infundir odio contra la comunidad LGTB.

Pero… ¿Y este señor quién es? Pues en un pasado ocupó el cargo de líder espiritual de un grupo claramente homofóbico llamado Yachad. También ocupó el cargo de jefe de la yeshivá Kiseh Rahamim una institución donde se cursan estudios de la Torá y donde sólo participan hombres.

Fue en uno de estos centros donde declaró públicamente que los desfiles del orgullo son desfiles contra la naturaleza. Además no contento con semejante barbaridad añadió: “Cuando una persona va contra la naturaleza que le creó, ésta se venga de ella“. Como estarás imaginando se estaba refiriendo al coronavirus.

Según sus propias palabras, los países que se están viendo afectados por el virus a lo largo y ancho del planeta no están más que pagando las consecuencias de las celebraciones del orgullo gay. Por supuesto de esos “castigos divinos” se salvan los países árabes porque “no poseen está orientación a las fuerzas del mal”.

Lo cierto es que hubo un brote en Irán, pero este bajo su punto de vista está totalmente justificado pues existen formas de maldad en los iraníes que han destacado sobre todo por “su odio hacia Israel”. ¡¿En serio?!

Aunque parece un guión de una película de humor negro estos comentarios han despertado la indignación de diferentes grupos que luchan por los derechos humanos. Un ejemplo fue la Liga Antidifamación que le exigió que pidiese perdón por sus declaraciones públicamente:

“Resulta lamentable que en circunstancias como estas, cuando todo el mundo se está uniendo para poder acabar con la amenaza que representa este virus, el rabino Mazuz culpe a la comunidad LGTB del coronavirus. Condenamos severamente sus declaraciones y le exigimos que se disculpe”.

Sin duda, resulta realmente bochornoso, indecente y triste que existan personas aprovechen momentos tan delicados para intentar que la gente regrese a la religión. Se trata una vez más de un ejercicio de manipulación puro y duro al que los fanáticos nos tienen muy acostumbrados.