Probablemente te opongas a la vertiente comercial que ha adoptado el día de San Valentín, o no. Lo que sí es verdad, que más allá de los intereses consumistas, San Valentín se ha convertido en una oportunidad para dar y mostrar afecto a nuestros seres queridos.

Hace ya 4 días que nos despedimos del día del amor, sin embargo, aún seguimos con los efectos secundarios. Descubrirás que no es para nada extraño seguir aún flotando en el mundo de amorlandia, al menos no después de haber estado en 14 casas diferentes por el día de San Valentín.

Todas tienen algo en común: Son el epicentro de un gran amor a todos los niveles. Estos padres son especialmente afectuosos y tenemos pruebas para demostrarlo.

Este tipo de imágenes nos despiertan especial ternura y nos invitan a formar una familia, incluso llegamos a desearlo. Pero sabemos que no somos los únicos y que incluso sienten lo mismo aquellos hombres que son más independientes y que nunca han tenido especial ilusión de convertirse en padres.

Amamos a estas familias y nos sentimos felices de contemplar tanta felicidad dentro de estos hogares. Realmente son ejemplos de muchas cosas, pero sobre todo de tener la capacidad para tomar las riendas de sus propias vidas.

Todos estos hombres tienen tres cosas en común: Han superado sus miedos, han cumplido sus sueños y la tercera, ¡son maravillosos!