Está en Nueva Zelanda y se llama Sperm Positive. Actualmente tiene solo tres donantes, pero tienen la esperanza no solo de que aumente exponencialmente el número; sino que además ayuden a derribar el estigma que existe entorno a las personas seropositivas. 

En el momento en que una persona que tiene VIH alcanza una carga viral constantemente indetectable, ya no puede transmitir el virus a nadie. Ya sea por relaciones sexuales o por parto. De este modo, Sperm Positive no actuará como una clínica de fertilidad propiamente dicha. Pero cualquier persona que busque utilizar esperma podrá hacerlo a sabiendas de que todos los donantes son VIH positivo, pero no pueden transmitir el virus.

Derribando el estigma

Uno de los primeros donantes de esta clínica es Damien Rule-Neal, que fue diagnosticado con VIH cuando tenía 26 años, en 1999. Lleva 18 años tratándose, haciendo el virus indetectable apenas comenzó a tratarse. 

Dice haber sufrido mucho estigma en todos estos años, como, por ejemplo, en el trabajo. Pero ahora tiene dos hijos e incluso amigos que también tienen el virus, pero con una vida totalmente normal. Si ha elegido ser donante es precisamente para derribar el estigma entorno a las personas VIH positivas. 

Para él, ayudar a otros es absolutamente gratificante. Pero también quiere enseñar que la vida no para después de un diagnóstico de VIH. La vida continúa y puede superarse, tener una vida totalmente normal y feliz. Además de ser posible incluso donar esperma a una persona o pareja que lo pueda necesitar.

Aún queda camino que recorrer

El Dr. Mark Thomas, especialista en enfermedades infecciosas está a favor del nuevo bando de esperma. Comenta el peligro que existe al subestimar el estigma existente con el VIH. Explica cómo aún existe ese miedo de incluso no comer comida tocada por un serpositivo.

La discriminación en una persona que padece o puede padecer el virus, puede llevarla a tratarse con medicamentos poco eficaces. O incluso a intentar evitar un diagnóstico y tratamientos adecuados para el control de la enfermedad.

Por eso, soluciones como la de Sperm Positive son adecuadas para concienciar a la gente de que no deben tener miedo, ni a la enfermedad, ni por supuesto, a una persona que la padezca. Muchas personas son como Damien, hombres felices con hijos, sin miedo a nada mas que el estigma social.