Desde siempre ha sido una tradición que el primer baile nupcial lo compartan los novios en solitario. Antiguamente era un momento íntimo entre los novios y los invitados. Pero hoy en día, con el auge de las nuevas tecnologías, puede convertirse en un espectáculo público. En los últimos tiempos no es raro ver que se viralizan este tipo de vídeos. Y es que hay parejas que realmente son capaces de dejarnos con la boca abierta por sus cuidadas coreografías. 

Es el caso de Sean y Spencer, dos novios de Nueva Jersey cuyo primer baile está dando mucho que hablar. Esta pareja decidió dejar a un lado los típicos bailes agarrados al ritmo de una balada. Prefirieron compartir una danza alegre y tierna al ritmo de Next to me, de Emeli Sande. Descalzos, pero vistiendo sendos trajes impecables y pajaritas. Envueltos en una coreografía ejecutada a la perfección y compartiendo miradas enamoradas. Así es como comenzaban su vida juntos. Celebrando su amor con diversión y una sonrisa que no podían reprimir.

Durante los minutos que dura la canción se les puede ver saltando, girando y encontrándose una y otra vez. Se deslizaban con gracilidad por toda la pista de baile y hasta incluían en su coreografía algún momento gracioso. El baile terminó cuando los dos se mezclaron entre el público para invitar a otras personas a bailar con ellos. 

Las redes se han volcado con el vídeo de Sean y Spencer. La publicación tiene 76.000 reproducciones en Facebook en la cuenta del lugar de bodas. Los comentarios están llenos de emojis de corazones y expresiones de ternura. «Asombroso», «adorables», «el mejor primer baile», son algunos de los comentarios que más se repiten. Y es que estos dos son capaces de derretir el corazón de cualquiera que vea el vídeo. A los organizadores de la boda se les caía la baba a juzgar por las palabras que les dedicaban: «Viendo el mejor primer baile coreografiado de todos los tiempos. Cuando tienes novios tan creativos y talentosos, ¿qué puedes esperar?».

Con su baile Sean y Spencer han dado publicidad y notoriedad a Crossed Keys State, el lugar donde celebraron la boda. Pero, aún más importante, están dando visibilidad a la celebración de un amor no normativo. Están normalizando nuestros derechos al ritmo de la música. Ojalá sigamos viendo momentos así de adorables, con parejas de todo tipo, inundar las redes sociales. 

¡Nos encanta el baile nupcial de esta pareja gay!