Lapidación en Brunéi. La población LGTB de Brunéi no pasa por su mejor momento. Con la modificación del sistema penal y la inclusión de las nuevas leyes islámicas la situación se ha hecho alarmante a nivel internacional. Y es que hoy Brunéi ha introducido nuevas leyes islámicas que castigan la práctica de relaciones sexuales entre hombres con una pena de muerte mediante lapidación. Estas leyes también se han hecho vigentes para aquellas personas que sean adúlteras y también estarán expuestas a otro tipo de castigos como la amputación de miembros.

No contento con estas propuestas, el sultán adelanta que las enseñanzas islámicas serán más fuertes en el futuro.

Como resultado, la comunidad LGTB ha entrado en pánico ante estos castigos medievales. De hecho, la BBC recogió las declaraciones de un hombre homosexual de Brunéi que no quería ser identificado. En sus propias palabras:

“Te despiertas y te encuentras con tus vecinos, tus propios familiares o la simpática anciana que vende en la calle. Todos ellos piensan que no eres humano y que de hecho está bien que te lapiden”.

¿Los castigos son igual de severos con las lesbianas?

La respuesta es un claro no. A pesar de que las mujeres que practican sexo con otras mujeres también son sometidas a castigos inhumanos, no son privadas del derecho a vivir. El castigo para las mujeres homosexuales que tengan relaciones sexuales consentidas con otras mujeres es de 40 azotes o 10 años de cárcel.

A pesar de que la comunidad LGTB será terriblemente perseguida, este tipo de castigos públicos se extenderá a otras circunstancias:

Aquellas mujeres que aborten serán azotadas públicamente y aquellas que roben se les amputará un miembro. También se impondrán severos castigos a aquellas personas que hablen a menores de 18 años de otras religiones que no sean el islam.

A pesar de que las leyes están diseñadas para actuar especialmente sobre las personas musulmanas, en algunos sentidos también se podrán incluir a personas que no lo sean.

Lapidación en Brunéi: Un país realmente rico

Este país está dirigido por el Sultán Hassanal Bolkiah, uno de los hombres más ricos de todo el planeta gracias a las exportaciones de petróleo desde Brunéi. Tiene 72 años y actualmente es propietario de la Agencia de Inversiones de Brunéi y varios de los mejores hoteles del mundo como el Dorchester de Londres o el Beverly Hills Hotel de Los Ángeles.

A raíz de las nuevas propuestas de ley, que se implantarán en los próximos años, numerosas celebridades se han manifestado en contra de tan horribles castigos. Entre ellas, Ellen DeGeneres (lesbiana) llamó a sus seguidores a tomar acciones a través de sus redes sociales. George Clooney o Dustin Lance Black también se manifestaron al respecto pidiendo a la gente que no se hospedase en Beverly Hills Hotel porque si lo hacían estarían financiando a los asesinos de Brunéi.

Manifestaciones LGTB en Brunei