Sprite ha decidido hablar de Orgullo. La compañía ha tomado la decisión de dar un giro a lo trillado con su comercial, lanzado como un símbolo de apoyo a la marcha por los derechos LGBTI en Argentina. Podemos describirlo en dos enormes palabras: Emotivo y sorprendente. Y es que el orgullo LGTB es algo más de lo que muchos creen. Hay muchísimo significado detrás de los colores y las carrozas. A pesar de que el nombre de este comercial de Sprite sea “Orgullo”, no se centra en el orgullo de la comunidad LGBTI, sino más bien en el orgullo de sus familiares.

En Sprite han querido enfocarse dentro de la dimensión familiar de la comunidad LGTB. Vemos aquí una bella muestra de diferentes familias orgullosas de sus nietos, hijos, hijas, hermanas, etc. que toman la decisión de ser felices a pesar de las adversidades, y por supuesto su familia no sólo les apoyan, sino que además les ayudan a cumplir sus sueños.

En este fantástico anuncio vemos familias reales, no hay actores en él lo cual lo hace más especial aún. En él podemos ver a un chico cuya madre ayuda a maquillarse, vemos también a una abuela ayudando a su nieto a arreglarse como drag queen. Nos presentan a una chica ayudando a un chico transgénero a ajustarse una faja para simular pecho y también vemos a unas pequeñas pintando un corazón en la bandera de arcoíris para llevarla a su tía que entra en ese mismo momento con su novia.

Finalmente vemos a una pareja gay, yendo en automóvil hacia la marcha por los derechos LGBTI, con el padre de uno de los chicos al volante.

Pero.. ¿Cómo llegó Sprite a todas estas familias? La compañía contó con la colaboración de asociaciones que defienden los derechos del colectivo LGBTI así como influencers de la comunidad LGBTI. Gracias a su participación el resultado fue mucho más cercano a la realidad de lo que significa la palabra Orgullo. Se trata de una palabra tan grande e importante que su significado no sólo nos abarca a nosotros, sino al orgullo de aquellas familias que aplauden con entusiasmo la valentía de tomar la importante decisión de ser feliz y de luchar por esa felicidad que se quiere, plena y libre. Definitivamente Sprite lo ha sabido hacer, ha dejado todo esto perfectamente claro en un minuto y treinta y cinco segundos, ¡Bravo!