Aparece en esta noticia:

Aunque la ginecomastia supone un problema para muchos hombres y una fuente de inseguridades y baja autoestima, lo cierto es que es algo más habitual de lo que se piensa. Se trata del crecimiento anormal (aunque de hecho es bastante común), de las glándulas mamarias. Esto significa que muchos hombres cuentan con unos senos bastante similares a los que presentan las mujeres.

Esta condición es fruto de un problema o desajuste hormonal (una mala metabolización de los estrógenos u otros problemas hormonales) aunque en realidad puede estar motivado por factores tan variados como la obesidad y el sobrepeso (que pueden dar lugar a la acumulación de grasa en las mamas), el consumo de sustancias tóxicas o incluso de ciertos medicamentos.

¿Tiene solución?

Muchos hombres y adolescentes (especialmente estos últimos) se ven abocados a buscar soluciones al ser discriminados por poseer unos pechos más grandes de lo habitual. Pero, ¿es posible hacer desaparecer los senos de grandes dimensiones? Aunque personalmente no nos parece que sea algo puramente antiestético, sí que es cierto que puede ocasionar grandes problemas, especialmente si la ginecomastia es especialmente visible. Ya sabemos que contar con algún tipo de rasgo que nos haga ligeramente diferentes al resto puede convertirse en una excusa perfecta para ser el blanco de ataques y discriminación, especialmente en las aulas.

Si este es tu caso, debes saber que sí existe una solución. Los hombres que cuentan con un problema de ginecomastia pueden acceder a una cirugía de reducción de senos. Esta intervención se lleva a cabo a partir de sedación general y precisa de hospitalización.

¿En qué consiste exactamente?

Durante la operación, el cirujano practica una pequeña incisión cerca de la areola del pectoral y a partir de ella hace una extracción de grasa y tejido glandular. El resultado es un torso plano  y, como podrás imaginar, la técnica es por liposucción. Sus resultados son permanentes y no dejan ningún tipo de huella o cicatriz visible.

¿Debería operarme?

En realidad, no es algo necesario. La ginecomastia no supone ningún tipo de riesgo para la salud por lo que esta intervención es fruto de una decisión puramente estética, sin embargo esto es algo objetivo. A algunas personas la ginecomastia les parece algo atractivo y a otras no, por lo que es una decisión muy subjetiva y personal.

Lee más sobre: