Tener sexo con tu ex pareja puede resultar muy terapéutico y de hecho puede ayudarte a madurar y mejorar la relación con ex y los hombres en general. Pero, ¿por qué?

Cuando terminamos una relación de pareja lo más habitual es que intentemos arrancar absolutamente cualquier lazo de unión con nuestra ex pareja. Quizá sumidos en un intenso dolor o tratando de huir de él, decidimos eliminar por completo cualquier rastro de esa persona que durante un tiempo fue alguien tan importante en nuestra vida.

En realidad es algo natural, pues sobre todo al inicio de una ruptura resulta especialmente complicado diferenciar nuestros sentimientos. Por eso, es recomendable que en los primeros estadios de la separación tratemos de mantener una distancia prudencia. Sin embargo… ¿Por qué no podemos seguir manteniendo relación con nuestra ex pareja? ¿Por qué nuestra cultura del amor nos ha obligado a romper cualquier lazo con nuestras exparejas e impedir cualquier tipo de relación (aunque sea una relación amistosa)?

Evidentemente, si has tenido la mala suerte de salir con una pareja tóxica que te maltrató o te ocasionó daños de forma continuada lo más recomendable es que termines con esa relación radicalmente (incluyendo la posible relación amistosa). Sobre todo aquellas ex parejas que fueron especialmente celosas, tienden a reproducir comportamientos tóxicos y para nada saludables. Si ese es tu caso, valora la posibilidad de alejarte para siempre de él y tratar de hacer un camino de vida independiente al suyo.

Sin embargo… También existen casos diferentes. Por ejemplo, aquellas parejas saludables que zanjan su relación de forma pacífica y que sienten que pueden seguir manteniendo una relación cordial y amistosa. O también, aquellas personas que no creen en una relación romántica a largo plazo o de por vida.

Debemos tener algo claro y es que la vida es cambiante, así como nuestra forma de sentirnos y pensar con respecto a nuestros propios intereses y valores. Muchas veces sentimos cómo nosotros evolucionamos en una dirección diferente a la que lo hacen nuestras parejas. Es por eso que las relaciones puramente románticas, saludables y bonitas a veces sólo tienen éxito durante un periodo limitado de tiempo.

Para aquellos que se sienten atrapados e incapaces de superar a su ex, el mejor curso de acción es permitir espacio entre los dos física y psicológicamente, lo que significa no verlo ni tener relaciones sexuales con él,  también no pasar tiempo juntos emocionalmente y evitar sus redes sociales.

Simplificando. Existen dos posibles escenarios generales:

Se termina con una relación con dolor y de una forma destructiva: En este caso lo más recomendable es poner distancia entre ambos tanto física como psicológica. Esto se traduce como no verlo y mucho menos tener encuentros románticos o de tipo sexual con él. Además esta distancia también deberá extenderse a los medios electrónicos como las redes sociales o Whatsapp. Si sientes que alguno de los dos no ha logrado superar esa ruptura y le ha hecho daño especialmente, lo más recomendable es hacer punto y a parte.

Se acaba el amor por ambas partes, pero sin ningún tipo de discusión: Si detrás de ambos no habéis dejado una situación complicada mantener sexo juntos puede ser algo realmente saludable. Pero… ¿Por qué es bueno tener sexo con tu ex?

Razones por las que es bueno tener sexo con tu ex:

Por un lado, el vínculo que existe entre ambos en la actualidad es muy fuerte debido a que juntos habéis mantenido una relación y os conocéis mucho más de lo que os conoce cualquier otro chico. Este estadio de confianza absoluta hace que las relaciones sexuales sean considerablemente más ricas. A la hora de practicar sexo no existen tabúes, vergüenzas, nervios o inseguridades.

Batallamos en un territorio conocido y precisamente por eso podemos practicar sexo con nuestro ex de una forma desenfrenada, salvaje y sin sentir un ápice de incomodidad.

El hecho de mantener relaciones sexuales placenteras, plenas, con confianza y autoestima repercute muy positivamente a la hora de relacionarnos con otras personas (no sólo a nivel sexual). No debemos olvidar que la sexualidad es una parte importante de nuestro universo social y por supuesto también forma parte de nuestra salud.

Por otro lado, mantener relaciones sexuales con tu ex puede ser una ayuda muy interesante y de hecho convertirse en el camino perfecto de regreso a la soltería.

Y es que regresar al mundo de la soltería a veces no nos resulta demasiado fácil. Estamos acostumbrados a tener a una persona al lado y mantener relaciones sexuales de una determinada forma. Sin embargo, si a medida que asimilamos que estamos solteros y comenzamos a conocer a otros chicos continuamos manteniendo relaciones sexuales con nuestro ex, podemos hacer el proceso con mucha más confianza pues nos sentiremos deseados al tiempo que mantenemos un lazo sólido de amistad e intimidad con nuestro ex.

El sexo y las rupturas sentimentales conforman dos conceptos independientes y analizarlos en conjunto resulta realmente interesante. En realidad, nuestro objetivo principal después de dejar a nuestro ex novio no es «superarlo» o «superar su pérdida». El esfuerzo debería estar orientado a conseguir verle de una forma alternativa,

Probablemente, uno de los principales retos a los que se enfrenta nuestra cultura del amor es aprender a re enfocar el concepto de la separación. No debe verse como una «ruptura» ya que este concepto implica negatividad, resentimiento y conflicto. ¿Por qué la amistad y el sexo no pueden seguir vivos aunque el romance haya finalizado? Probablemente, este sea el verdadero significado de la palabra amor (no entendido como relación romántica de pareja, sino como amor al prójimo). ¿Por qué debemos deshacernos de una persona sólo porque nuestra relación no haya podido salir adelante? ¿Si no obtenemos una relación romántica ya no nos «sirve» para nada más? ¿Esto es el amor entonces?