Aparece en esta noticia:

Su primera publicación en Internet se lanzó hacia el año 2002 y de forma instantánea se convirtió en la sensación del género del cómic para adultos. ¿La razón? Sus historias traspasaban todos los límites de lo razonable. Poco a poco Josman fue leído de forma viral y la revista H*ndj*bs comenzó a publicar sus trabajos habitualmente. Además, también trabajaron con el dibujante para ilustrar algunas ediciones especiales de sus números para públicos mayores de edad. Algunos otros portales gays como Nightcharm o Tommy Haw’s Fantasy World también comenzaron a utilizar sus ilustraciones dentro de sus secciones de alto voltaje.

En definitiva, el polémico autor estuvo trabajando sin descanso desde 2002 hasta el año 2009, momento en el que se le perdió la pista. De aquello queda una selección de sus trabajos hecha libro y titulada The definitive Josman.

Después de haber leído un cómic del autor decidí hacerme con el libro, que cuenta con 749 páginas. Sus ilustraciones tienen una estética clásica (american comic) y su forma de narrar es buena. Consigue mantener la atención y es súper sugerente. Sin embargo, a pesar de sus innegables puntos fuertes… No conseguí terminarlo. ¿La razón?

¡Es demasiado bestial! Josman atraviesa todos los tabúes y lo hace de una forma demasiado atrevida. En especial, gran parte de sus trabajos para adultos se centran en las relaciones familiares y es una pena porque esta dirección le quita algo de potencial (a mí, de hecho, muchas de sus escenas me han revuelto literalmente el estómago). Es una pena porque cuenta con un estilo y una imaginación asombrosos… Pero sencillamente va más allá de lo que la mayoría de nosotros podríamos soportar.

Esto nos lleva a plantearnos si quizá deberían existir límites dentro del mundo del arte o del cómic. ¿Debería regularse este tipo de contenidos o por el contrario debería existir completa libertad dentro de este género? ¿Todo vale o puede tener consecuencias negativas el consumo de esta clase de historias bestiales? ¿Tú qué opinas?

Lee más sobre: