No hay duda que la corbata es uno de los complementos perfectos a la hora de ir elegante. Esto lleva siendo así desde tiempos inmemoriales y continúa siéndolo hoy día, por ello es importante no solo lucirla, sino hacerlo bien. Porque todos nos hemos enfrentado al problema que es hacer el nudo de la corbata, resistiéndose hasta que se nos quitan las ganas de llevarla. Pero no hay que desesperar aún, porque con uno sencillos pasos podremos aprender a hacer el nudo perfecto.

Siempre dependiendo de cómo queramos llevarla, ya que, como sabrás no existe un solo tipo de nudo de corbata. Hoy veremos tres de los grandes clásicos para que escojas tu preferido y puedas ir echo un pincel siempre que la ocasión lo requiera. Bodas, cumpleaños, cenas… ahora ya no tendrás excusa para ponerte el trajo, la americana, camisa y la corbata para destacar como el que más. Por supuesto, existen muchos más nudos, pero con estos tres podrás cumplir con los requisitos más que de sobra.

No hay nada como un buen traje para un hombre, eso está claro, así que acompáñanos para que la corbata sea la guinda del pastel.

Nudo Windsor

Es quizá el nudo más serio de la lista, es usado normalmente en camisas de cuello italiano. Aporta elegancia, seriedad y saber estar, por eso es uno de los más populares y más utilizados. También por la simpleza de realizarlo que te explicamos a continuación.

  1. Como es lógico, sube el cuello del a camisa y pon la corbata en ella. Asegúrate de que la parte ancha queda más larga que la parte estrecha.
  2. Cruza la parte ancha de tu corbata con encima de la parte estrecha haciendo una especie de “X”.
  3. Manteniendo esa cruz, coge la parte ancha de la corbata y vuelve a dar una vuelta al lado estrecho.
  4. Después introduce la mano por el interior que queda entre la corbata y la camisa y coge el lado ancho.
  5. Ahora introduce ese extremo ancho en el hueco que queda entre la corbata, en ese nudo que hemos hecho.
  6. Ahora solo tienes que coger la punta y estirar hacia abajo hasta ajustarla totalmente. Sube el nudo hacia el cuello mientras bajas hasta que quede perfecta.

Ahora solo te queda bajar el cuello de la camisa y lucir una corbata perfecta. Aunque si te ha quedado la parte estrecha demasiado saliente, solo tienes que repetir los pasos hasta perfeccionarlo.

Nudo simple o americano

Como su propio nombre indica, este nudo es el más simple de todos y no deberías tener ningún problema con él. Es sin duda el más utilizado precisamente por eso, porque es fácil de hacer y porque vale parata todo. Puedes lucirlo en cualquier ocasión y en cualquier momento. Como resultado vamos a ver un nudo asimétrico y con forma alargada.

  1. Como en el anterior caso, lo primero es subir el cuello de la camisa; y colocar la corbata de modo que la parte ancha quede más larga que la estrecha.
  2. Pasa la parte ancha por encima de la parte estrecha. Hazlo cerca del cuello, no bajes demasiado.
  3. Como antes, haz una cruz con la parte ancha por encima de la estrecha.
  4. Coge la punta de la parte ancha por debajo y métela en el hueco que habrá entre la corbata.
  5. Estira hacia debajo y ajusta la corbata para que el nudo quede perfecto.

Así es como el nudo simple se hace rápidamente. Como antes, intenta que la parte estrecha no quede más larga que la ancha y sobresalga por debajo. Solo tienes que probar de nuevo dejando la parte ancha más larga, pero depende un poco de la forma de la corbata en sí.

Nudo doble

De nuevo, no es un nudo nada complejo, de hecho, es muy parecido al nudo simple o americano. Con la variación de que esta vez le daremos dos vueltas y no una, de ahí su nombre. Esto se hace para aportar mayor elegancia y ajustar mejor la corbata a ti.

  1. Como siempre, levanta el cuello de la camisa y coloca la corbata, recuerda que le lado ancho debe ser mas largo que el estrecho.
  2. Cruza el lado ancho por encima del estrecho, cerca del cuello.
  3. Ahora sí, vuelve a dar otra vuelta para aportar ese nudo doble.
  4. Ahora, en el hueco entre la camisa y la corbata, mete la mano para agarrar la punta del lado estrecho.
  5. Introdúcela por el hueco que has hecho en la corbata y tira hacia abajo.
  6. Solo queda ajustarla a tu cuello y bajar la camisa.

Como hemos visto, los nudos de corbata no son complicados, pero como todo, requiere algo de práctica.