Después de una trayectoria llena de esfuerzos Pascal Erlachner, de 37 años de edad ha logrado alcanzar el éxito como árbitro. Asumiendo los riesgos que podían derivarse de anunciar su orientación sexual públicamente, Pascal ha optado por la valentía y ha dicho «Sí, soy gay. ¿Y qué?». Sus palabras se han convertido en el titular de un entrevista que ha concedido al diario Blink.

Y es que el mundo del deporte, especialmente el del fútbol, todavía sigue siendo reticente y uno en el que la homosexualidad aún significa un tabú. Pascal, lejos de dejarse limitar por el miedo o los pensamientos limitantes ha decidido aprovechar su popularidad como árbitro para dar una necesitada visibilidad al colectivo gay en el mundo del deporte. En sus propias palabras:

«Me gustaría que mis declaraciones ayuden a despertar un debate público. Y es que si no hablas de algo que es real, al final acaba por ignorarse y estancarse. Al final, eso lleva a un retroceso. Para mi y para mi familia, ser gay es algo completamente común. Me siento fuerte, cuento con una pareja estable y una fantástica familia. Además, me siento feliz ejerciendo mi trabajo porque por suerte tengo buenos compañeros. En general siento que la gente me aprecia por como soy sin dar importancia a mi sexualidad. En definitiva, tengo la suficiente confianza como para dar este paso

Durante su trayectoria pudo formar parte de un equipo de jugadores de fútbol. Además también ha ejercido como docente dentro de un centro de educación secundaria. Él tiene grandes conocimientos sobre el mundo del deporte y ya es consciente de que sus palabras despertarán respuestas violentas.

Y es que la sexualidad es algo completamente privado. Ninguna persona heterosexual se ve obligada a desvelar que siente atracción por personas del sexo opuesto. Sin embargo, hoy en día el colectivo LGTB necesita seguir haciéndolo precisamente para ganar visibilidad y lograr una integración real en la sociedad. Además, el árbitro declara que «Existen muchas personas que hoy están sufriendo por ocultar su homosexualidad dentro del mundo del fútbol. Si mis declaraciones sirven para ayudar de alguna manera a un sólo jugador o árbitro me sentiré recompensado».